Burgos entra en «cuarentena social»

SPC
-

La Junta también ha cancelado el transporte público en la capital burgalesa, así como cualquier actividad programada en centros públicos

Poca presencia de vecinos en una de las calles de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León acordó ayer suspender la actividad docente en la capital burgalesa, al igual de lo que se hiciera el pasado miércoles en las localidades burgalesas de Miranda de Ebro, Pancorbo y el Condado de Treviño, además se decidió hacer lo propio con el transporte público y se recomendó a la ciudadanía una «cuarentena social».
Estas son algunas de las nuevas medidas adoptadas por el Ejecutivo regional para los próximos quince días y que fueron dadas a conocer ayer por el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien apeló a la responsabilidad de los ciudadanos para evitar la propagación del coronavirus.
Entre las medidas concretas en Burgos, como informó Europa Press, se incluye poner en cuarentena la residencia Plaza Real, con un total de cuatro positivos.
Desde la Junta pidieron a los ciudadanos de las zonas más afectadas de Burgos «cuarentena social», algo que, como detalló la consejera de Sanidad, Verónica Casado, parece que funciona en Miranda donde en las últimas 24 horas no se han detectado nuevos casos, mientras que el incremento ha sido exponencial en Burgos capital.
«La cuarentena social es la mejor manera para frenar la curva», insistió Igea, quien recomendó a los burgaleses que permanezcan en sus casas ante el incremento de casos al registrarse 15 casos más durante la jornada del jueves.
En este sentido, Igea insistió en que las restricciones en Burgos llevan también a suspender «cualquier actividad programada en centros públicos», así como los cursos de formación para el empleo y las ceremonias y actos litúrgicos.
En el hospital de la capital, la alerta se ha elevado al nivel 2 dentro del Plan de Contingencia sanitario, lo que conlleva la adopción de medidas especiales como restringir las actuaciones programadas con el fin de evitar «colapsar» el centro.
A estas medidas adoptadas por la Junta se suman las anunciadas ayer por el Ayuntamiento de Burgos, que cierra sus centros municipales hasta al menos el próximo 26 de marzo para tratar de evitar la propagación del coronavirus. El alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa, informó tras la celebración de la Junta de Gobierno Local, de que solo permanecerán abiertos los centros de ámbito sociosanitario, como los CEAS y el préstamo de libros en las bibliotecas, así como el transporte público, aunque recomendó no usar salvo necesidad.
Se trata de una serie de medidas, que quedan recogidas en un bando municipal y que consisten en la decisión de cerrar todos los centros municipales como son los centros de barrio, centros cívicos, centros de mayores, sala de lectura y de estudio de las bibliotecas. Además, indicó que quedan suspendidas las Escuelas Municipales y permanecerán cerrados el albergue municipal de peregrinos, el Espacio Joven del G-9, La Estación, así como los teatros y museos municipales.
La Universidad de Burgos (UBU) también decidió suspender temporalmente la actividad docente presencial para evitar la propagación del coronavirus. Por resolución rectoral, según informaron a través de un comunicado recogido por Ical, se suspende temporalmente todas las actividades docentes presenciales en la Universidad de Burgos.
Actuaciones judiciales

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León autorizó ayer la suspensión de todas las actuaciones judiciales señaladas hasta el 25 de marzo en el partido judicial de Miranda de Ebro, acordada por la Junta de Jueces de la zona al existir riesgo para la salud de las personas o de propagación de coronavirus. La decisión en el caso de Miranda es provisional, a la espera de que sea ratificada por el CGPJ. 
Además, desde Valladolid se ha propuesto al presidente del TSJCyL la suspensión de todos los juicios y diligencias judiciales que no sean urgentes o necesarios, mientras desde Salamanca se ha solicitado suspender la celebración de juicios orales y bodas durante quince días.