ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Nadie entiende nada

Jesús Julio Carnero logró mantener el tipo en las elecciones del 26 de mayo en la provincia de Valladolid, recuperando para su partido plazas tan relevantes como Tordesillas o Medina del Campo, pero la dirección nacional del PP lo tenía enfilado desde las primarias y no lo quería ver ni en pintura, lo que ha obligado a la cúpula regional a buscar un candidato alternativo para el sillón de la institución. César Rico perdió en casi todas las plazas importantes de Burgos, no sólo en la capital, pero el Partido Popular no le pone ningún obstáculo para seguir siendo presidente de la Diputación con el apoyo de Ciudadanos. En Zamora, el socialista Tomás del Bien ganó por mayoría absoluta las elecciones municipales en Toro pero su partido le ha echado a instancias del presidente provincial, Antidio Fagúndez, que perdió dos concejales en el Ayuntamiento de la capital y se ha quedado como una fuerza irrelevante.
Nadie entiende nada cuando los partidos piden explicaciones a los que ganan y conceden indulgencias a los que pierden, cuando la disciplina se impone al resultado y las venganzas se terminan facturando. Esta semana se ha trasladado a las diputaciones el lamentable espectáculo protagonizado por las formaciones políticas en algunos ayuntamientos. En esta ocasión el caso más llamativo lo hemos encontrado en Zamora, donde era elegido presidente el único diputado de Ciudadanos tras su pacto con el PP. Las instituciones provinciales son fortines en los que se parapetan los políticos que conservan su poder intacto dentro del aparato y donde los puestos se distribuyen a espaldas del ciudadano. Ni usted ni yo elegimos a nuestro diputado de zona, eso queda para el departamento de asuntos internos de los partidos.