ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Marcar territorio

A estas alturas del siglo XXI no tengo claro si España es una nación de naciones, una nación de regiones, una nación de aldeas o una nación de boinas. Un día me creí que la izquierda despreciaba los debates identitarios porque decía defender una sociedad de iguales, sin privilegios derivados del azar que te lleva a nacer a un lado u otro de la linde. Uno de los últimos en contagiarse por esta epidemia que trocea España y sus territorios ha sido el alcalde de León, el socialista José Antonio Diez, partidario de romper la Comunidad porque entiende que si sus paisanos no viven en el paraíso es por culpa de Castilla. En ese delirio ombliguista incorpora a salmantinos y zamoranos e imagino que más adelante reclamará para el Viejo Reino comarcas palentinas al oeste del Carrión y algún que otro pueblo de la provincia de Valladolid.
El secretario general de Podemos, el leonés Pablo Fernández, intenta recuperarse de sus tres reveses consecutivos en las urnas y se pone en vanguardia en ese afán por marcar territorio. Asegura que se equivocan los políticos y opinadores que dan por cerrado el debate autonómico, lo que le lleva a defender los plebiscitos que, según él, cerrarían ese debate. Al parecer no le sirven las continuas convocatorias electorales en las que el leonesismo nunca ha sido, ni de lejos, la fuerza prioritaria en León, y mucho menos en Salamanca y Zamora.
Juan Vicente Herrera recurría con frecuencia al autonomismo útil como fórmula para ocuparse de los problemas reales del ciudadano y no de las ensoñaciones históricas en las que tan a menudo se refugian muchos políticos actuales, empeñados en recuperar mojones y disputas medievales.