Luquero: "Este mandato nos podremos permitir más alegrías"

D. Aso
-

La ampliación de la zona peatonal de la plaza de la Artillería, la restricción del tráfico privado en el casco histórico, "un gran parque" en la cabecera del valle de Tejadilla... La alcaldesa avanza sus principales apuestas para los próximos años

Clara Luquero, alcaldesa de Segovia - Foto: Rosa Blanco

Clara Luquero (Santiuste de San Juan Bautista, Segovia, 1957) encara su segundo mandato (o tercero si se tienen en cuenta los catorce meses que gobernó tras la dimisión de Pedro Arahuetes en abril de 2014) con la «ilusión» de quien vislumbra un horizonte más despejado de incertidumbres judiciales, tras haber tenido que asumir el pago de sentencias millonarias durante los últimos años que lastraron las inversiones. «Lo mejor que he hecho el mandato pasado puede ser una intervención de 47.000 euros», la ampliación de la zona peatonal del tramo elevado del Acueducto, aunque también valora otras de más coste como la de la cuesta de San Juan o parte de Constitución. Y para los próximos años, en cambio, ya prevé un parque en Puente de Hierro-La Fuentecilla, en la cabecera del Valle de Tejadilla, que rondaría el millón de euros, o una reforma en la plaza de la Artillería que podría rondar los dos. «Este mandato nos podremos permitir más alegrías», avanza.

 
¿Cómo afronta el inicio de este nuevo mandato?
Pues con muchísimas ganas. Yo creo que va a ser muy positivo para Segovia. Empezamos con el acuerdo de las fuerzas progresistas y con muchas ganas de seguir avanzando hacia lo que nos hemos marcado siempre, desde el Gobierno socialista y en este caso desde un Gobierno de coalición con IU y apoyado programáticamente por Podemos-Equo, que es toda esa concepción que tenemos nosotros de la sociedad igualitaria, inclusiva, respetuosa con el medio ambiente y el patrimonio histórico, y generadora de oportunidades. La afronto con ilusión porque además pienso que va a ser un mandato incluso mejor que el anterior porque económicamente vamos a poder permitirnos algunas alegrías.

 

En realidad en el mandato pasado ya hubo opción de mayoría absoluta de izquierdas y el PSOEno cerró un acuerdo con IU, ¿qué ha cambiado para que ahora sí?
En el anterior mandato nosotros teníamos dos concejales más y cuando hablamos con IU estuvimos de acuerdo en avanzar en solitario, con acuerdos puntuales tanto con IU como con otras fuerzas, y así lo hicimos. Eran otras circunstancias y en este momento yo creo que es imprescindible un acuerdo detrás porque en el PSOE somos diez concejales, faltan tres para la mayoría absoluta, que no era el caso del mandato anterior, donde nos faltaba uno. Hay muchas cosas que salen adelante simplemente con el empate y el voto de calidad de la presidenta, y pudimos llegar a acuerdos con unos u otros para sacar proyectos, pero con diez concejales creo que era necesario. Y luego es que el mandato de las urnas nos estaba diciendo que en esta ciudad hay una mayoría progresista, así que estábamos obligados a ponernos de acuerdo. Las circunstancias de la fuerza más votada son ahora diferentes y había que asumirlo.

 

¿Le ilusiona más el arranque de este mandato tras haber cerrado este doble pacto de izquierdas? 
Ilusiona siempre un inicio de mandato, y quizá más en esta ocasión pero porque económicamente vamos a estar mucho mejor. En el otro mandato tuvimos los problemas derivados de las sentencias que hubo que afrontar y que además el Ayuntamiento pagó a pulmón, sin recurrir a ningún plan de pagos de la Administración central, cosa que casi no ha hecho ningún Ayuntamiento de España.Pero afrontar eso mermó nuestra capacidad inversora, y a pesar de que ha sido un mandato en el que se han hecho muchísimas cosas, incluidas algunas que llevaban 20 años demandándose, por ejemplo la avenida de la Constitución, Ezequiel González o la cuesta de San Juan, pues es verdad que habríamos tenido muchas más posibilidades de actuar con más recursos. Este mandato en principio se atisba como mucho más esperanzador en lo económico y vamos a poder llevar a cabo proyectos muy interesantes. 

En el debe del último mandato ha quedado el retraso del Peahis, los continuos aplazamientos de la reapertura del parking de José Zorrilla, la demora del concurso del transporte urbano… Aparte de una mayor celeridad deseable, pero no siempre posible, en muchas cuestiones, ¿no cree que le convendría afinar más en los plazos antes de pronunciarse para evitar la frustración general que producen?
Pero yo es que casi nunca he definido plazos exactos porque soy consciente de lo que puede suceder. El Peahis por ejemplo me habría gustado que se aprobara en este mandato sencillamente por el trabajo que ha hecho la Corporación saliente, y me habría gustado que los miembros de esa Corporación hubieran tenido esa satisfacción. Me habría gustado y no ha podido ser por cuestiones de tramitación, por una cuestión de plazos, pero se aprobará en el primer pleno ordinario (principios de agosto) o más probablemente en el segundo, a finales de agosto o principios de septiembre. Luego es verdad que respecto a otros temas, este mandato ha sido de cambios normativos que han complicado mucho la vida a la Administración municipal de Segovia y a las demás, porque esto le ha pasado a la mayoría de las ciudades de España. El hecho de que determinados técnicos tengan que informar todos los documentos que se tramitan en Contratación hace que se creen cuellos de botella. Es inevitable porque si la secretaria general tiene que informarlo todo y el interventor, pues todo acaba bloqueado allí porque hay solo una secretaria general y hay cientos de expedientes de contratación, unos de la envergadura del contrato de transporte público y otros que cubren otras necesidades municipales con presupuestos menores y demás, pero que son necesarios aprobar. 

 

Igual por ello deberían potenciarse ciertas áreas a nivel técnico administrativo para evitar retrasos en ámbitos clave. Cita el cuello de botella de Secretaría General, pero es que hace años que está vacante la plaza de vicesecretaria, desde antes de que usted llegara a la Alcaldía…
Intentaremos mejorar o reforzar algunos departamentos que lo necesitan, pero lo tenemos que hacer de forma comedida. El Ayuntamiento ya dedica 23 millones y pico de euros a recursos humanos, puede mejorar algunos departamentos que necesitan refuerzo, pero hay que ir con pies de plomo porque si atendemos las demandas de cada departamento nos iríamos a otro millón y medio más y esto haría que nuestra capacidad inversora fuera nula.

 

Del inicio del mandato destaca la previsión de aprobar en breve el Plan Especial de Áreas Históricas tras 12 años de elaboración y reiterados retrasos, ¿qué va a suponer?
Supone primero la normalización y la regulación de todo lo que tiene que ver con la conservación del patrimonio histórico. Pensemos que las áreas históricas no son solo el casco histórico, sino también Santa Eulalia, la zona de San Millán, San Lorenzo… Casi el 50% del término municipal, y entonces significa tener muy bien normada y planificada la conservación y tener muy claros los criterios a la hora de que se lleven a cabo reconstrucciones, construcciones y dinamización del casco. Y hay que crear la oficina de gestión del Peahis inmediatamente, ya que será la que lidere todos estos asuntos.

 

¿Hay alguna intervención que contemple el Peahis que le atraiga especialmente?
Más que nada me atrae la visión global de regeneración urbana de edificaciones obsoletas del casco.

 

Pero hay cuestiones muy llamativas como el convenio que ampara la posibilidad del futuro desmantelamiento de la gasolinera y la ampliación del Hotel Acueducto.
Sí, pero es más valorable desde mi punto de vista la regeneración urbana que supone intervenir en todos los inmuebles en general. Me quedo más con la visión global.

 

A corto plazo se supone que llegará también la aprobación de la ordenanza del Acueducto, que, entre otras muchas medidas, incluye multas de hasta 3.000 euros por subirse al monumento, otras que no salen baratas por apoyarse...
Esa ordenanza será inmediata, está pendiente de informe de la secretaria general. Cuando en plena campaña electoral algún partido decía que se comprometía a aprobarla en los primeros 100 días a mí me daba un ataque de risa porque está hecha, ya sólo queda aprobarla.

 

Pero es que lleva «hecha» desde el verano pasado y ahí sigue…
Lleva meses hecha, pero está en el embudo que decía antes…


También está próxima la finalización del edificio CIDE, aunque ya suma un nuevo retraso.
Tenía seis meses de plazo de ejecución (hasta junio), pero es verdad que al haber estado las obras interrumpidas durante un largo periodo de tiempo, pues siempre se encuentran cosas que requieren una intervención que no se esperaba, y yo pienso que nos vamos a ir seguramente a agosto o septiembre para tenerlo acabado, y para desarrollar toda la tramitación de la asignación de espacios a las empresas que tienen comprometida la ocupación del edificio, y habrá que seguir trabajando porque hay espacio para más empresas.

 

¿Cuánto tiempo puede llevar?
Prefiero no dar plazos porque hay que hacer la tramitación administrativa y no sé qué nos podemos encontrar en el camino.

 

¿Se pilla los dedos si dice que las empresas podrían instalarse ya este año?
Yo pienso que estarán a principios del año que viene.

 

Viene de lejos, desde el plan de movilidad de 2008, la previsión de restringir más el tráfico privado en el casco histórico, ¿qué avances se pueden esperar al respecto en este mandato, aparte de la supresión de plazas cerca de monumentos o la reserva de plazas exclusivas para residentes? ¿Se ampliará por fin el área de acceso restringido con la instalación de nuevas cámaras?
La movilidad forma parte de los acuerdos con IU y Podemos-Equo. Empezaremos a restringir, pero hay que hacerlo de manera consensuada, hablando con los implicados, viéndolo con Policía Local porque hay que dotarse también de los medios de control de acceso y demás. Pero la idea es ir restringiendo, no me atrevo a decir si empezaremos restringiendo exclusivamente fines de semana para evitar la saturación de vehículos debido al turismo o lo haremos… Tenemos que ir viéndolo porque, además, tiene que ser fruto del consenso con las otras dos formaciones políticas en este caso.

 

Entonces, aparte de la supresión de plazas junto a los monumentos y la reserva de plazas para residentes, ¿ya es seguro que se tomarán más medidas para reducir el tráfico en el casco histórico?
Llevaremos a cabo tanto la supresión de plazas junto a monumentos como la reserva de plazas para el aparcamiento de residentes y la restricción del vehículo privado en el casco histórico, las tres cosas van a suceder en este mandato.

 

¿En la primera mitad del mandato, para que el ciudadano se habitúe a los cambios antes de que lleguen las siguientes elecciones?
Seguramente que sí. Si lo vamos a hacer, mejor hacerlo en el mejor momento posible.

 

¿Pero usted es partidaria realmente de terminar cerrando el casco al tráfico privado no residente?
Si no es cerrar de manera radical, por lo menos restringir. Es una tendencia de todas las ciudades históricas europeas, que siempre se encuentran con cierta oposición o resistencia sobre todo por parte de comercios, establecimientos de hostelería y demás, y acaban conquistándoles. Lo comentaban algunas alcaldes en la última asamblea de Ciudades Patrimonio, que primero se encontraron con una oposición tremenda y después acabaron encantados. 

 

Sin embargo, en los cuatro últimos años no se ha avanzado prácticamente nada en esta materia, ¿tal vez por esas dudas de comerciantes, hosteleros o vecinos? 
Estaba en el plan de movilidad de 2008, lo ha estado siempre, pero es verdad que no hemos avanzado. Avanzamos en su día, colocamos las cámaras en su momento, pero no se han dado pasos más firmes en ese sentido, y ya digo que es algo comúnmente aceptado en todas las ciudades históricas de Europa.

 

Respecto a otros proyectos de especial calado para este mandato, en campaña avanzó su intención de renovar la plaza de la Artillería, ¿en qué está pensando?
Lo primero que hace falta es una dignificación de ese espacio. El pavimento que está donde ahora se ubican las terrazas hay que renovarlo todo, y vamos a ver a nivel técnico si se puede ampliar la zona peatonal, porque ese es el nudo donde llegan los autobuses urbanos y demás. A ver, porque si hemos hecho lo que hemos hecho casi sin recursos económicos, de una manera modesta, y bajo la cuesta cada día y me quedo fascinada mirando esa zona... ¡Me digo a mí misma que es lo mejor que he hecho en este mandato y costó 47.000 euros! Ver el Acueducto tan limpio, y ese espacio peatonal cuando está lleno de gente, yo soy feliz con eso, así que imagine cómo podría ser si se pudiera ampliar. Ahora, con el espacio que hay, no he querido poner nada de mobiliario urbano para que nada enturbie la visión del monumento, pero si tuviéramos más se podrían poner en la parte más alejada unos banquitos o algo para que la gente pudiera estar sentada contemplando el monumento.

 

¿Se plantea ganar más zona peatonal tanto en la parte de las terrazas como en la que queda entre el Acueducto y los bolardos? 
Ya veremos, porque en la parte de las terrazas hay un desnivel importante por donde está el murete. Esta plaza tiene sus peculiaridades, así que hay que ver todo técnicamente. No me atrevo a decir cómo va a ser la intervención porque hay que verla con cuidado, hay que definirla. El intento es dignificar el espacio y si es técnicamente posible, ampliar el espacio peatonal. Habría que rediseñar algún aspecto, pero tienen que verlo los técnicos.

 

¿También sería en la primera mitad del mandato?
Ya veremos, porque habría que definir primero si empezamos con esto o con el parque.

 

¿Y qué puede avanzar entonces del parque que anunció en campaña, que sería pionero en España y se ubicaría en el barrio de Puente de Hierro-La Fuentecilla, en la cabecera del valle de Tejadilla?
El propio barrio necesita un parque y sus vecinos lo han reivindicado siempre. Evidentemente demandaban algo más modesto, pero ya que esa zona va a ser objeto de una intervención importante... Ahí está todo el valle de Tejadilla, que está prevista su restauración con el cambio del colector, que es la parte más sustanciosa económicamente porque tiene cinco kilómetros de recorrido, y con la renovación del colector se reacondicionarían unos metros a cada uno de sus lados. Hablo de regeneración con especies, de zonas de descanso... Todo eso confluiría en la parte de la cabecera del valle, que es donde el Ayuntamiento tiene miles de metros cuadrados, y ahí podríamos hacer una pista polideportiva, que también está muy demandada por el barrio. Podríamos hacer el parque e incluso un aparcamiento disuasorio. Pero no me vale un parque público al uso, quiero que tenga algo que lo haga singular, y que ese componente fundamental estimule la creatividad de los niños. Puede tener esa singularidad por el diseño arquitectónico del parque o por los contenidos que esos elementos arquitectónicos tengan de juego, de desarrollo de valores, de educativos...

 

¿Tiene alguna referencia que ayude a visualizar el proyecto?
Tengo ideas pero hay que ponerse en manos de los técnicos. No soy arquitecto y tenemos el laboratorio de diseño del IE que podría cooperar sin problema, haciendo el primer test con los niños del barrio o del resto de la ciudad. Trabajan con Participación Ciudadana en ese sentido.

 

Entonces un proyecto de referencia para una mitad de mandato y otro para la otra mitad, a la espera de decidir si se hace antes la reforma de la plaza de la Artillería o la creación del parque de La Fuentecilla...
Vamos a ver cómo lo cuadramos. A mí me gustaría que empezáramos pronto con la intervención del parque, y luego haríamos con la empresa pública Aquaes todo el tema del valle, dado que el eje del proyecto es realmente una infraestructura hidráulica.

 

Pues los costes de la intervención de la plaza de la Artillería y el parque no serán pequeños…
En torno al millón en el caso del parque; y la plaza de la Artillería, si se hace el rediseño de algunos aspectos para ampliar la zona peatonal, entre un millón y medio y dos.

 

¿Hay algún otro proyecto que destacaría por su especial interés para este mandato?
Desde luego que en cuanto a transformación del espacio público estos dos son los más interesantes. El del valle de Tejadilla desde luego va a ser el que más impacto visual cause en la zona, pero luego hay intervenciones menores en distintos espacios públicos. Por ejemplo habrá que hacer Daoiz, y en el pacto llevábamos el intento de acuerdo para retirar el cableado con las compañías suministradoras. Yo creo que habría que canalizarlo desde el Gobierno regional con un sistema de cofinanciación o de apoyo o subvenciones para que la retirada del cableado fuera a tres bandas, ya que vale muchísimo dinero. Entonces tendríamos Daoiz por un lado y también habría que arreglar San Agustín, acabar Ezequiel González, las aceras de Constitución, que son muchísimos metros y vamos ver cuándo podemos arreglarlas porque tienen un presupuesto importante... Luego también en el acuerdo (con las otras fuerzas de izquierdas) llevamos la intervención en la plaza del quiosco de San Millán (plaza de la Morería) y otra intervención en la de Gustavo Adolfo Bécquer (Nueva Segovia). También me he propuesto, y creo que esta vez lo vamos a lograr, hacer planes de asfaltado más ambiciosos. Creo que en cuatro años, si somos capaces de hacer un plan de asfaltado de medio millón de euros al año, daríamos un vuelco a los espacios más degradados o en peores condiciones de los barrios en cuanto a sus calzadas. También es fundamental seguir renovando redes de abastecimiento y saneamiento, a ver si le damos tal impulso que casi estemos a punto de acabar con las tuberías de fibrocemento de la ciudad, y si no que nos quede poquito. Esto en cuanto a proyectos relacionados con obras públicas, pero luego hay otros muchísimos proyectos que si los cuento también termino contando todo el programa y no acabo.

 

A nivel autonómico, obviamente deseaba que gobernara el PSOE con Tudanca, ¿y cómo cree que puede influir ahora a Segovia un nuevo Gobierno autonómico con PP y Cs?
Pues positivamente porque tengo que tener esperanza. Desde luego nosotros vamos a hacer nuestro trabajo, iremos a verles con los proyectos que la ciudad quiere liderar, a reivindicar y a hablarles de las necesidades de Segovia. No dudéis que eso lo haremos y hay que ir con esperanza. No puede ir uno pensando que se va a traer un no, aunque yo me he traído ya muchos durante el Gobierno del PP.

 

Nunca hasta la fecha se habían visto tan claros acuerdos a nivel autonómico o nacional que conllevaran contraprestaciones a nivel local...
Hay acuerdos que pueden ser muy legítimos, pero que son decepcionantes para los ciudadanos y van a suponer cierto desapego democrático. Hablo de acuerdos antinatura donde resulta que el partido con menos peso acaba poniendo el alcalde o el presidente o presidenta de Diputación. Eso va a suponer un desgaste para el partido que asume eso y como consecuencia vamos a ver decepción en política porque los ciudadanos ya se preguntan «para qué he votado yo». Puede producir más desafección a la política y desinterés por el sistema democrático. Cuidado con esto que es muy peligroso y a mí lo de jugar como si fuera un mercadeo... Hay que actuar con honestidad y también respetando lo que los ciudadanos han dicho en las urnas en cada ámbito.

 

¿Y usted es partidaria de limitar la permanencia en los cargos a dos mandatos?
No soy partidaria de eso en general porque creo que depende. Hay personas que tienen una gran capacidad y que en dos mandatos tal vez no han desarrollado su proyecto. Que esté una persona experimentada con dos mandatos, con un proyecto ambicioso, que deje cosas inacabadas y llegue alguien bisoño para terminarlo… A ver, es que depende, si lo que me está preguntando en el fondo es qué voy a hacer yo, yo eso lo voy a dejar en la recámara porque no creo que sea momento de decir nada de eso. Ahora toca centrarse en trabajar para los próximos cuatro años.