Carriedo augura "mejores" cifras del déficit a final de año

SPC
-

El consejero de Economía y Hacienda insiste en que es "difícil" cumplir el objetivo "si no se paga lo que se debe"

El déficit sigue creciendo y alcanza el 0,73% del PIB - Foto: Wellington Dos Santos Pereira

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, señaló hoy que las cifras finales de déficit “serán algo mejores” a final de año que los datos que se han conocido correspondientes a septiembre (0,73 por ciento), ya que no habían llegado los pagos pendientes a las comunidades autónomas.

Carriedo informó ayer tras el Consejo e Gobierno del abono a la Comunidad 119 millones de euros transferidos por el Gobierno del pago pendiente de la actualización de las entregas a cuenta correspondientes a la liquidación del modelo de financiación de 2019.  No obstante, insistió en que “en la medida en que no se va a pagar toda la cantidad correspondiente a la mensualidad del IVA, ello afectará al conjunto total del déficit del conjunto de las comunidades”.

Fernández Carriedo, que presidió el Consejo Asesor de Estadística, expuso que “hay que tener en cuenta que en esos propios datos se certifica ya un relevante descenso en el crecimiento de la recaudación tributaria, como consecuencia de la desaceleración económica”. “Es algo que se ve de forma muy clara en la recaudación del IVA, pues son factores todos ellos que afectan de forma importante a los ingresos y en consecuencia al escenario del déficit que podamos cerrar en 2019”, determinó.

Por último, sentenció que el cumplimiento del objetivo de déficit, del 0,1 por ciento, será “difícil” sin recibir lo que se adeuda por parte del Ejecutivo central, “y ya se anuncia que no se pagará todo”. En el caso de Castilla y León podrían quedar sin transferir 142 millones de euros del IVA de diciembre de 2017, un aspecto sobre el que profundizará el consejero el lunes en la presentación de los datos de la Contabilidad Trimestral Regional.

Cabe recordar que, Castilla y León cerró el mes de septiembre con unas necesidades de financiación de 446 millones de euros, lo que supone el 0,73 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), frente a un déficit para el conjunto de las administraciones autonómicas de 3.684 millones de euros, el 0,29 por ciento de su economía. Castilla y León se aleja así del cumplimiento del objetivo de déficit previsto para este año de 0,1 por ciento, aunque el conjunto de las comunidades también lo triplica.

El último informe del Ministerio de Hacienda pone de relieve que Castilla y León había empeorado su situación al cierre del tercer trimestre en relación al año anterior, cuando sólo tuvo unas necesidades de financiación de 106 millones, el 0,18 por ciento del PIB. Algo similar ocurre para el conjunto de las autonomías, que hace un año sólo habían registrado 1.591 millones de déficit, el 0,13 por ciento de su PIB.

El análisis de Hacienda revela que cuatro autonomías registraron superávit al final del noveno mes del año, Canarias, del 1,1 por ciento del PIB (525 millones); País Vasco, del 0,69 por ciento (530 millones); Navarra, del 0,18 por ciento (39 millones); y Baleares , del 0,15 por ciento (48 millones). Asimismo, entró entre las cumplidoras La Rioja, con un déficit del 0,06 por ciento (cinco millones).

El resto incumplió el objetivo, aunque algunas están muy próximas, como Madrid, 0,18 por ciento (39 millones). Asimismo, el déficit se situó en Cataluña en el 0,21 por ciento (493 millones); en Asturias en el 0,22 por ciento (54); en Andalucía en el 0,26 por ciento (428); en Galicia en el 0,43 por ciento (279); en Aragón en el 0,69 por ciento (267); en Cantabria y Castilla y León en el 0,73 por ciento, en ambos casos (105 y 446 millones, respectivamente); en Valencia en el uno por ciento (1.158 millones); en Murcia en el 1,07 por ciento (346); en Extremadura en el 1,12 por ciento (225), y en Castilla-La Mancha en el 1,38 por ciento (600).

El déficit consolidado del conjunto de las administraciones públicas, excluyendo las corporaciones locales, se situó al cierre del tercer trimestre del año en 20.957 millones de euros, lo que supone un aumento del 14,6 por ciento respecto al año anterior, arrastrado por el resultado de las autonomías. Esta cifra excluye el saldo neto de las ayudas a instituciones financieras, que a finales de septiembre presenta un importe positivo de 30 millones. En términos de PIB, el déficit es equivalente al 1,68 por ciento en septiembre, cuando en 2018 estaba en e 1,52 por ciento.

En este sentido, la Administración central registró hasta el tercer trimestre del año un déficit del 0,85 por ciento del PIB. El déficit de esta Administración se redujo un 24,4 por ciento respecto al registrado en el mismo periodo de 2018, debido al incremento de los ingresos en un 3,4 por ciento, frente al aumento de los gastos en un 1,1 por ciento.

Por su parte, los fondos de la Seguridad Social registraron un déficit de 6.690 millones de euros hasta septiembre, con un aumento del 13,1 por ciento. Los recursos se elevaron un 5,8 por ciento, destacando la evolución favorable de las cotizaciones que crecen un ocho por ciento. Por su parte los empleos aumentan un 6,2 por ciento. El déficit supuso el 0,54 por ciento del PIB, cuando un año antes estaba en el 0,49 por ciento.