Las partidas de personal y servicios disparan el presupuesto

D. A.
-

El Ayuntamiento de Segovia dispondrá de sus cuentas más elevadas de la etapa de Luquero en la Alcaldía. La cuantía fue mayor sobre el papel en 2017, pero contenía una bolsa de suelo en compraventa que en la práctica era irreal.

Las partidas de personal y servicios disparan el presupuesto

El Ayuntamiento de Segovia funcionará el próximo año con su presupuesto más alto desde que Clara Luquero tomó el bastón de la Alcaldía en 2014. Sobre el papel puede parecer el segundo porque el montante global de 2020 se quedará en 67,39 millones y el de 2017 alcanzó los 69,35, pero éste contenía una bolsa de suelo a la venta valorado en cinco millones de euros que en realidad sólo inflaba las cuentas por una cuestión de ingeniería financiera que prevenía el riesgo de hipotéticos pagos de sentencias condenatorias. De hecho, en absoluto se produjo semejante venta de suelo, mientras los pagos ya pactados por expropiaciones judicializadas sí se computaban ya en las cuentas.

Por eso ocurre parecido con el capítulo de ‘inversiones reales’ de 2020, que se queda en 4,97 millones y sobre el papel, a efectos contables, refleja una bajada del 8,75% con respecto a las cuentas de 2019. No obstante, casi 800.000 euros de los 5,44 millones de este año no se destinaron realmente a nuevas inversiones, sino a pagar sentencias por expropiaciones de terrenos, un concepto prácticamente inexistente este año. Además, el CAT copó 2,4 millones de ese capítulo en 2019 y ahora se queda en 338.000 euros (200.000 en previsión de que sean necesarios para formalizar la liquidación del contrato de la obra; y 138.000 para mobiliario de espacios comunes), por lo que la finalización del controvertido edificio también libera financiación para otras actuaciones. Pasa lo mismo si se compara con las inversiones reales de 2018, que recogían 5,94 millones, pero más de tres estaban ‘hipotecados’ por los pagos de sentencias de expropiaciones; e incluso en 2017, con 11,27 millones de inversiones reales que se quedaban en menos de 4 al restar la bolsa de suelo y los plazos de pago de expropiaciones de ese año.

Pero los capítulos que crecen de forma más notable desde hace años son los de personal y bienes y servicios, de ahí que el próximo presupuesto se erija como el más alto de una etapa, la de Luquero, que empezó en abril de 2014, si bien las primeras cuentas elaboradas con ella al frente fueron las de 2015.

Las partidas de personal y servicios disparan el presupuestoLas partidas de personal y servicios disparan el presupuesto

Para el capítulo de gastos de personal, en concreto, se han presupuestado 24,27 millones para 2020, un 5,02% más que en 2019 (23,11), y no porque aumente la plantilla en semejante medida, sino por actualizaciones o mejoras salariales. Fundamentalmente, por la subida de nóminas de empleados públicos fijada por el Estado, la aplicación de nueva normativa autonómica en retribuciones de Bomberos y una revisión de categorías de los policías locales y otros funcionarios. Pero es que la subida de los gastos de personal resulta aún más llamativa si se amplía la perspectiva a toda la etapa de Luquero, en la cual los gastos de personal crecieron año a año hasta acumular un alza del 22,65%: 19,78 millones en 2015, 20,54 en 2016, 21,36 en 2017, 22,19 en 2018, 23,11 en 2019 y los citados 24,27 de 2020. 

En cuanto al capítulo de bienes y servicios, es el que costea los servicios públicos básicos, desde la Policía Local hasta los Bomberos, pasando por el transporte urbano, el abastecimiento de agua o la limpieza viaria y recogida de basuras. Los 23,61 millones presupuestados para 2020 suponen un 3,85% más que en 2019 (22,74), pero es que ese porcentaje se eleva hasta el 19,99% en comparación con 2015 (19,68). No en vano, la subida del gasto en transporte urbano ronda el millón en comparación con la contrata anterior, e incluso se han previsto unos 160.000 euros más en 2020 para sufragar modificaciones que aún no se han anunciado de manera oficial (se prevé reforzar con un bus más la línea 4 y se estudian opciones como fusionar las líneas del AVE -11 y 12- y reunificar la 8 y la 9); y también puede subir en otro millón el coste del servicio de limpieza cuando se resuelva el concurso para renovar la contrata.

De esta forma, la subida de gastos de personal en la etapa de Luquero alcanza los 4,48 millones; la de bienes y servicios, 3,93; y entre ambas, un sobregasto de 8,41 millones (o ‘sobreinversión’, según la opinión crítica de cada cual), lo cual explica por qué Segovia ha pasado de funcionar con un presupuesto de 62,62 millones en 2014 (el último que se aprobó siendo alcalde Pedro Arahuetes) a alcanzar los 69,35 millones de cara a 2020.