Bernuy, la trampa del violento 'Dumbo'

Nacho Sáez
-

Eduardo Camacho, que estaba de fin de semana de casa rural en el municipio segoviano tras atracar dos bancos, fue detenido en la calle del Río. No era su primera vez esposado. Ha estado en la cárcel por dos homicidios en 1986 y 2001.

Imagen de una cámara de seguridad que permitió identificarle tras un asalto en 2014. - Foto: DS

Una furgoneta que simula estar averiada impide el paso al Peugeot en el que circula Eduardo Camacho Chacón –más conocido como ‘Dumbo’– por la calle del Río de Bernuy, una vía estrecha y de un sólo sentido. Dentro de la furgoneta dos policías graban cómo otro coche se sitúa inmediatamente detrás del que lleva a Dumbo. Listo. Ya está encerrado. En ese momento aparecen seis agentes –dos salen de la sucursal de Bankia que hay en esa calle– y detienen a punta de pistola a este peligroso y violento atracador que habían puesto de nuevo en su punto de mira.

No era la primera vez que a Dumbo, madrileño de 63 años, le ponían las esposas. Ni mucho menos. A lo largo de los últimos 40 años no ha dejado de delinquir. Cuenta con 16 antecedentes penales por robo con fuerza y violencia y ha estado varias veces en la cárcel, según informa Europa Press. «Es muy peligroso. No se ha cortado en disparar nunca. Lo primero es la huida», recordaba en ‘La Sexta’, mientras, el investigador del Grupo XII de Atracos de la Policía Judical de Madrid Francisco Mangas después de que le hubieran echado el guante por enésima vez.

En Bernuy se encontraba de fin de semana de casa rural junto a su hermano después de haber atracado dos bancos, tres supermercados y una farmacia. Es el balance del último capítulo (al menos de momento) de su dictadura del terror, al que ha puesto fin la Policía Nacional en el marco de una operación en la que también han caído el mencionado hermano, Francisco José, de 53 años, con siete antecedentes por robos con violencia y uno por robo con fuerza; Raúl Garzón Manzano, de 48 años, y con 32 antecedentes, la mayoría por robos con violencia; y Juan Carlos Rafael Mendoza, de 44 años, con siete antecedentes por robos con violencia y tráfico de drogas.

Momento de la detención de Eduardo Camacho ‘Dumbo’ y su hermano en Bernuy de Porreros. Momento de la detención de Eduardo Camacho ‘Dumbo’ y su hermano en Bernuy de Porreros. - Foto: DS

Juntos formaban una banda sobre la que se inició una investigación el pasado mes de junio. Dos de ellos asaltaron una sucursal bancaria utilizando armas de fuego con las que amenazaron a los empleados. Un atraco por el que la Policía abrió diligencias. En el transcurso de las mismas, se produjo un nuevo asalto y los investigadores se percataron de que estaba relacionado con el anterior por el ‘modus operandi’ utilizado. 

Pudieron comprobar que en ambos casos habían sometido a estudio y vigilancia toda la actividad que se llevaba a cabo en las entidades atacadas desde antes de la apertura y hasta después del cierre. Después de que los presuntos atracadores analizaran esa actividad de las sucursales habían perpetrado el asalto con la técnica de ‘a la apertura’. Dos de los autores irrumpieron en el establecimiento en el momento en que abría sus puertas con armas de fuego con las que amenazaron a los empleados y, tras hacerse con el dinero de la entidad, huyeron en un vehículo que esperaba en las inmediaciones con los otros integrantes.

Tras más pesquisas, la Policía logró identificar a Dumbo, un viejo conocido. O no tan viejo porque sólo habían pasado cinco años desde que lo habían detenido por última vez. Un arresto que explica el mote con el que está bautizado. En 2014, las cámaras de seguridad captaron al atracador, nada más asaltar un banco una hora después de haber salido de permiso penitenciario, ataviado con una máscara en la que, sin embargo, sobresalía su oreja. Inconfundible para el investigador del Grupo XII de Atracos de la Policía Judicial de Madrid Francisco Mangas debido al tamaño del lóbulo y a que la ficha de Dumbo estaba subrayada en rojo en los archivos policiales tras haber sido condenado años antes por dos homicidios en el transcurso de sendos atracos.

El violento atracador, con otro de los ‘looks’ que ha llevado en los últimos años.El violento atracador, con otro de los ‘looks’ que ha llevado en los últimos años. - Foto: DS

En el verano de 1986, Eduardo Camacho Chacón acabó con la vida de un empleado de banca en Torrevieja (Alicante). Junto a otro individuo, armados con una pistola y una escopeta de cañones recortados, entraron en una entidad de Banesto y tras robar dos millones de pesetas dispararon contra dos empleados. Uno murió y el otro resultó herido grave. El reincidente atracador cometió el crimen en situación de prófugo, ya que había salido de la cárcel con un permiso medio año antes y no había regresado a la cárcel. Fue detenido en un municipio de la provincia de Alicante y condenado a 38 años de cárcel, 30 meses y dos días. 

Sin embargo, apenas 14 años después volvió a reincidir con idénticas graves consecuencias. En 2001 atracó en Móstoles junto a otros compinches una sucursal de La Caixa y mató a un policía nacional tras asestarle cuatro tiros en el abdomen y uno en la cabeza; hechos por los que volvió a ser arrestado y enviado a prisión.

«Sabes que en tres años y medio volveré a estar en la calle», cuenta Mangas que le ha dicho Dumbo cuando ha hablado con él personalmente. A pesar del asesinato cometido en Móstoles, volvió a actuar en 2008 durante otro permiso carcelario, y en 2014 en el episodio de las cámaras de seguridad y la oreja. En esta ocasión acumulaba condenas de medio siglo de cárcel, pero los jueces le habían concedido un año antes el régimen abierto y sólo iba a dormir a la cárcel.

Ahora no ha trascendido cuál era su situación penitenciaria pero sí que se le atribuye su presunta participación en seis asaltos en los distritos madrileños de Carabanchel, Centro, Ciudad Lineal y Tetuán. Durante el registro de su domicilio y los del resto de integrantes de su banda, la Policía ha intervenido diferentes objetos. Los agentes calculan que se habían hecho con un botín de unos 200.000 euros. Dumbo y su hermano habían empezado a gastarlo en este fin de semana de escapada rural en Bernuy que al final ha sido su trampa. Curiosamente han acabado esposados a la puerta de un banco.