Triunfo del peronismo en las primarias de Argentina

Carmen Jiménez (EFE)
-

Alberto Fernández se ha impuesto en las elecciones al presidente Mauricio Macri por una amplia ventaja de más de 15 puntos, lo que le sitúa como favorito de cara a los comicios de octubre.

Triunfo del peronismo en las primarias de Argentina - Foto: Enrique Garcia Medina

Con el 88,84 por ciento del voto escrutado, Fernández, candidato presidencial del Frente de Todos, logró el 47,36 por ciento de los sufragios, frente a un 32,23 por ciento que obtuvo Macri, que aspira a la reelección.
Aunque los últimos sondeos divulgados coincidían en situar en primer lugar a Alberto Fernández, que lleva como compañera de fórmula a la senadora y expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), ninguno daba una diferencia tan abultada como la que ha conseguido en las primarias, cuyos primeros resultados se dieron a conocer una hora y media después de lo previsto en medio de los reclamos de la oposición ante la tardanza.
Para acceder en primera vuelta a la Jefatura de Estado argentina es necesario obtener el 45 por ciento de los votos en las generales o más del 40 por ciento con una diferencia de 10 puntos sobre el mas inmediato rival, por lo que si se repiten estos resultados en los comicios del próximo 27 de octubre, Fernández podría ganar sin necesidad de una segunda vuelta.
En un multitudinario acto en el búnker del Frente de Todos en Buenos Aires al grito de sus seguidores de "Se siente, se siente, Alberto presidente", Fernández celebró su triunfo y afirmó que hoy los argentinos empiezan "a construir otra historia".
"No venimos acá a restaurar un régimen, venimos acá a crear una nueva Argentina que tome en cuenta las mejores experiencias que termine con este tiempo de mentiras y le dé a los argentinos un horizonte mejor para el futuro. En esa Argentina todos tienen lugar", destacó Fernández.
El candidato peronista subrayó que a partir de esta noche "se terminó el concepto de venganza, de grieta y de cualquier cosa que nos divida".
Estos resultados suponen una dura derrota para Macri, quien antes de que se conocieran los primeros datos del escrutinio reconoció que el oficialismo había tenido una "mala elección" en las primarias en las que la tasa de participación alcanzó el 75 por ciento.
Visiblemente afectado, Macri afirmó: "Me duele en el alma que haya habido tantos argentinos que crean que hay una alternativa volviendo al pasado. Yo creo que no la hay".
Igualmente señaló que "a partir de mañana tenemos que trabajar para revertir la situación", y añadió que "en octubre se van a definir los próximos 30 años de la Argentina".
En esta campaña, el eje de Macri ha sido presentarse como el futuro contra el pasado kirchnerista, mientras que Alberto Fernández se ha centrado en destacar en sus discursos electorales el aumento de la pobreza en el país durante el último año y medio.
Macri va en busca de la reelección con una economía en recesión, una tasa de desempleo de 10,1 por ciento, un nivel que no se registraba desde 2006, una inflación que alcanzó 22,4 por ciento en el primer semestre y que, según analistas, puede llegar a 40 por ciento al final del año y con una pobreza que afecta a más del 32 por ciento de la población, 4,7 puntos por encima de la registrada en el primer semestre del año pasado.
Para los analistas, el hecho de que el porcentaje de voto obtenido por Fernández sea superior al 45 por ciento  de los votos y que la brecha sea de 15 puntos, complica las aspiraciones de Macri para lograr su reelección.
No obstante, desde las filas del macrismo recordaron este domingo que en las primarias de 2015, Macri perdió ante el kirchnerista Daniel Scioli, no solo en las primarias, sino también en la primera vuelta de octubre, y que fue en la segunda vuelta cuando se alzó con el triunfo.
La relevancia de las primarias celebradas este domingo radicaba en conocer el nivel de apoyo de cada uno de los candidatos, ya que todos los bloques habían elegido a sus postulantes.
Además de las candidaturas de Fernández y Macri, también lograron superar el 1,5 por ciento de los votos necesarios para competir en las elecciones presidenciales, Roberto Lavagna, candidato de Consenso Federal, con el 8,34 por ciento de los votos, Nicolás del Caño, representante del Frente de Izquierda y de Trabajadores, con el 2,88 por ciento; Juan Gómez Centurión, de Frente Nos, con el 2,62 por ciento y José Luis Espert, con el 2,21 por ciento.
El oficialismo también sufrió  otro revés en la provincia de Buenos Aires, un escenario clave para las generales de octubre.
El candidato del kirchnerismo, Axel Kicillof, superó a la gobernadora María Eugenia Vidal, que busca su reelección en octubre, por casi 17 puntos.
En el Gobierno esperan ahora la lectura que harán este lunes los mercados financieros de los resultados de las primarias.
"El mercado es un fenómeno distinto a la política local y toma sus posiciones. El viernes lo vimos tomando una posición muy a favor de Argentina pensando que nosotros ganábamos y ahora perdimos por mucho y el mercado va a tener una posición", dijo Macri en rueda de prensa, tras reconocer su derrota.