Van Aert también gana a los velocistas

Europa Press
-
Van Aert también gana a los velocistas - Foto: ALEX BROADWAY

El belga de 24 años vence al esprint en la quinta etapa tras imponerse en la 'crono' el día anterior. Yates sigue siendo líder de la general

El corredor del Jumbo-Visma, Wout van Aert, se ha adjudicado al esprint la quinta etapa de la 71 edición del Criterium del Dauphiné Liberé, disputada entre Boen-sur-Lignon y Voiron sobre 201 kilómetros, tan sólo un día después de dominar con holgura la crono que supuso el abandono y la baja para el Tour de Francia del británico Chris Froome.

Fue una jornada en la que se cumplió el guion de una llegada masiva, pese a que un trío de fugados -Alessandro de Marchi (Team CCC), Stephane Rossetto (Cofidis) y Yoann Bagot (Vital Concept)- fue neutralizado a tan sólo 1 kilómetro de la meta.

Con cuatro puertos de cuarta categoría, pero en la primera parte de la etapa, De Marchi lideró la escapada hasta que los equipos con velocistas, entre ellos el Bora-Hansgrobe y el Deceuninck-Quick Step, aceleraron la marcha en los kilómetros finales para alcanzar a los escapados casi en la pancarta del kilómetro final.

En ese punto, el noruego Edvald Boasson Hagen brincó del pelotón para dar la sorpresa y se llevó a rueda al belga Philippe Gilbert. No se inmutó el corredor de moda en el criterium Wout van Aert, que midió los tiempos hasta que asestó su golpe letal de pedal como había hecho la víspera en la crono bajo el efecto Froome.

A más de una bici llegó el irlandés Sam Bennett (Bora-Hansgrove) y el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), y sexto fue el osado Boasson Hagen, que aún guardó fuerzas para el esprint después de su intento por romper el pronóstico. Adam Yates (Mitchelton-Scott) sigue líder, y Nairo Quintana, décimo a 40 segundos del británico.

Este viernes se disputa la sexta etapa, entre Saint-Vulbas Plaine de l'Ain y Saint-Michel-de-Maurienne, con 229 kilómetros en los que los favoritos plantearán su pugna en los ocho puertos que jalonan el recorrido, entre ellos tres segundas, el último, la ascensión al Col de Beaune, cuya cumbre está a 8 kilómetros de la llegada.