La Leyenda Continúa 2020 desvela sus premiados

DS
-

El traumatólogo Xavier Mir y el expiloto Andrés Pérez Rubio serán distinguidos en la concentración motera el 11 de enero.

El traumatólogo Xavier Mir posa con el piloto Marc Márquez. - Foto: DS

El moto club ‘La Leyenda Continúa’ avanzó hoy que el prestigioso traumatólogo Xavier Mir y Andrés Pérez Rubio ‘El Profe’ serán distinguidos como ‘Leyenda de Oro 2020’, unos premios que serán entregados en el escenario de la propia Concentración Invernal La Leyenda Continúa 2020 en Cantalejo en la noche del sábado día 11 de enero

Desde la organización recordaron que estos premios tienen como objetivo reconocer a instituciones y personalidades que destaquen por su afición o labor en pro del motociclismo, y a los profesionales del mundo de la moto que más hayan sobresalido en el deporte de competición. Remarcaron que el doctor Xavier Mir tiene una exitosa y dilatada carrera de traumatólogo, con tres décadas de dedicación profesional en el Mundial de Velocidad. Mir es jefe de la Unidad de Cirugía de Mano y Microcirugía del Departamento de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario Dexeus (Icatme) de Barcelona, y es el mejor traumatólogo de España, según la revista ‘Forbes’, especializada en elaborar rankings de referencia.

La gran mayoría de los pilotos que participan en el Campeonato del Mundo de MotoGP han pasado por sus manos por lo menos una vez. Su especialidad son las lesiones en extremidades superiores, concretamente artroscopia de muñeca; cirugía de la mano; cirugía túnel carpiano; fractura de mano; tendinitis en la muñeca y traumatología deportiva, que son lesiones habituales en pilotos de motociclismo y porteros.

Andrés Pérez Rubio, en sus años de piloto.Andrés Pérez Rubio, en sus años de piloto. - Foto: DS

Por su parte, ‘La Leyenda Continúa’ resaltó que para muchas generaciones de motoristas Andrés Pérez Rubio es 'El Profe’, por su gran sabiduría tras pasar de ser mecánico en el antiguo importador de Moto Guzzi a piloto ganador con las motos italianas. Años más tarde, venció con motos japonesas y llegó a ser jefe de su propio equipo y legendario preparador, además de campeón de España de 500 centímetros cúbicos en 1982 y 1985. En diciembre de 1993, mientras se dirigía a uno de sus famosos cursos en el circuito del Jarama, por culpa de una rueda defectuosa cayó y chocó contra un guardarraíl que le amputó ambas manos. “Su sangre fría”, expusieron desde el moto club, “le permitió dirigir su propia operación de rescate y su imagen pública tan conocida hizo que este accidente y el posterior proceso de injerto de ambas manos fuese seguida por todos los medios de comunicación”.

A raíz de su accidente, empezó una carrera mejorar la seguridad vial en las carreteras para los motoristas, y desde entonces, “aunque él no se reconozca este mérito”, se inició el impulso definitivo en la lucha contra los guardarraíles. Actualmente trabaja para la Real Federación Española de Motociclismo como delegado nacional e internacional de Seguridad Vial.