Cruz Roja llega a 153 localidades y atiende 450.000 personas

SPC
-
El presidente de Cruz Roja Española en Castilla y León, José Varela(c), presenta la memoria de actividad de la entidad 2018, con información sobre las personas atendidas, actuaciones y voluntariado - Foto: Ical

El presidente autonómico, José Varela, destaca el aumento en la atención en el medio rural y a la soledad de los mayores con la extensión del plan 'Cuídate+'

Cruz Roja de Castilla y León prestó sus servicios a un total de 448.019 personas a lo largo del pasado ejercicio de 2018, mejorando las prestaciones y su capacidad al pasar de 106 a 153 localidades atendidas, la mayoría con menos de 5.000 habitantes. Así lo detalló ayer el presidente autonómico, José Varela, que puso en valor el papel del voluntariado de la organización, que suma 13.639 personas, sin los cuales, precisó, «no se podría llevar a cabo nada de lo realizado ni afrontas nuevos retos». Varela, que presentó la memoria anual de actividades, valoró igualmente la colaboración de las 100.000 personas socias, las 862 remuneradas que trabajan para Cruz Roja en la Comunidad y el respaldo de las administraciones, sociedad civil y empresariado para lograr los objetivos previstos. Además incidió en el hecho de que 2018 fue un año intenso. «Hemos centrado los esfuerzos en atender a la población del medio rural más desfavorecida, junto a los movimientos migratorios, las mujeres en situación de violencia de género, el desempleo, la igualdad entre mujeres y hombres,o el medioambiente, entre otras», explicó.
El presidente autonómico de la institución hizo una mención especial a la situación del envejecimiento de la población de Castilla y León que requiere servicios específicos con una orientación más sociosanitaria y de cercanía. «Nos preocupa mucho la situación de soledad de muchas personas mayores, un problema que hay que seguir mejorando y atajando hasta el agotamiento», expuso.
Así, recordó la incorporación de la innovación tecnológica que apoya la autonomía de las personas bajo la denominación ‘Cuídate +’ que incluye un dispositivo que ayuda a personas, especialmente mayores que viven solos, a sentirse seguras. «Estos apoyos facilitan que las personas mantengan una vida independiente en su entorno, se detecta si hay movilidad en el domicilio y si existe una alerta de posible incendio o inundación. El colectivo beneficiario es sobre todo el de mayores, que viven solos o en pareja y, dado el actual modelo de sociedad existente, en ocasiones nadie le echa en falta», explicó.
En ese sentido dijo que se trata de un proyecto piloto que lleva a cabo Cruz Roja con 72 dispositivos instalados en domicilios y que finaliza el próximo 30 de junio. «Luego será la Universidad de Salamanca (Usal) quien lo evaluará y nos dirá las correcciones o mejoras posibles y nos marcará el camino a seguir». La innovación tecnológica permite, por otra parte, realizar un seguimiento de la salud de los beneficiarios a través de la telemonitorización y telemedicina, según informa Ical.