Los urbanos alcanzan su cifra más alta de viajeros en 8 años

D. A.
-

En los últimos meses han registrado un incremento de la demanda por encima del 10% · La línea 4, pendiente de sumar otro bus, concentra un tercio de los usuarios

Imagen de archivo de un autobús en la plaza de Artillería - Foto: Rosa Blanco

Los autobuses urbanos de Segovia registraron en 2019 su cifra más alta de viajeros en ocho años; y en los últimos meses, desde septiembre hasta diciembre, los incrementaron a un ritmo interanual superior al 10%. La línea 4, como siempre, destaca al concentrar un tercio de la demanda. 

Según los datos facilitados a El Día por el Ayuntamiento, en total contabilizaron 3.356.023 usos durante el pasado ejercicio, 116.594 más que en 2018 (+3,59%). Para encontrar un resultado mejor hay que remontarse a 2011 (3.492.729), el último año de un periodo de cuatro en el que la demanda acumulada osciló de 3,4 a 3,5 millones de viajeros por año, aunque después fue decayó hasta tocar fondo en 2015. Aquel ejercicio lo saldó con 3.089.903 usos, el peor resultado de la última década. De hecho, Avanza inició su primera contrata en 2004, entonces a través de una UTE entre Tuzsa y La Sepulvedana, y la demanda no dejó de crecer durante seis años. Cada cual un poco mejor que el anterior hasta situar el récord en 3.539.000 viajeros en 2009. Y a partir de ahí, seis años de bajada, con una pérdida de 449.497 usos (-12,43%) entre el techo de 2009 y el fondo de 2015.

Ahora, coincidiendo con el primer año de la nueva contrata, adjudicada esta vez a Avanza en solitario, se acerca a las mejores cifras del servicio, pero con un matiz importante: en 2011, el último año en el que los urbanos tuvieron más demanda que el año pasado, Segovia tenía 56.600 habitantes empadronados, casi 5.000 más que en 2019 (51.674), y teniendo en cuesta esto, ponderando en función de la población de entonces y la actual, el balance de 2019 mejora el de cualquier otro ejercicio.

El último año empezó en realidad flojo. En enero y febrero se perdieron un 14,03% y un 5,53% de viajeros con respecto a los mismos meses del año anterior. Fuentes de la Concejalía relativizan la comparación con 2018 porque entonces la demanda fue «altísima» por el temporal de nieve. Aunque, por otro lado, los urbanos ya venían de perder viajeros entre septiembre y diciembre de 2018 en comparación con 2017. Casualidad o no, pero coincidiendo con las críticas al servicio por el aumento de las averías, y en pleno debate por lo que hubo que estirar el rodaje de 17 autobuses hasta llegar al cambio de contrata en enero de 2019 y, ya por fin en abril, la renovación de la flota, cuando algunos vehículos ya superaban el millón de kilómetros. Pero fue a partir de junio cuando la demanda empezó a crecer. Primero sólo un 0,96%, pero ya en julio un 11,93%, en agosto un 9,94%; y en los cuatro últimos meses, un 11,65%, con septiembre, octubre y diciembre en porcentajes del 14,77%, 14,62% y 14,76%.

«El resultado de 2019 es positivo, pero esperamos que con los cambios pendientes la demanda siga subiendo», destaca la concejala de Transporte, Claudia de Santos, en alusión sobre todo a la incorporación de un bus más a la línea 4, para evitar los retrasos que acumula en horas punta; y el «refuerzo» de las líneas 11 y 12, que pasarán a tener frecuencias de 20 y 15 minutos. Cambios que, eso sí, a la espera de que se resuelva su tramitación administrativa, no se prevé que lleguen al menos hasta «abril o mayo».