Los economistas de Segovia priorizan invertir en educación

D. A.
-

Es el sector al que creen que habría que dar prioridad a la hora de orientar el gasto público por delante de la sanidad, el empleo, las infraestructuras, el medio ambiente o la vivienda

Los economistas de Segovia priorizan invertir en educación

Los economistas segovianos abogan por dar prioridad a la inversión pública en educación y cultura por encima de cualquier otro sector. En una encuesta realizada por el Colegio de Economistas de Madrid (organización en la que están integrados, donde planean crear una sección propia), debían ordenar ocho sectores según su escala de prioridades y ese fue el más votado con 6,2 puntos sobre 8, seguido de la sanidad (5,8), Seguridad Social y empleo (5,6), innovación, ciencia y tecnología (5,3), infraestructuras (4,3), medio ambiente (3,3), vivienda (2,9) y, por último, seguridad y justicia (2,7).

«Yo diría que no es que se considere más importante la educación que la sanidad o el empleo, sino que el hecho de que la ciudadanía y sobre todo gran parte de nuestros dirigentes tengan mayor preparación iría en beneficio del resto de áreas, ya que se gestionarían mejor», matiza Francisco Piñeiro en declaraciones a El Día. Es uno de los economistas que respondió y opina a título personal, aunque participó en la presentación de la encuesta el pasado 23 de enero en Segovia, junto a las estimaciones de crecimiento que dan los colegiados a su provincia para 2020, que es lo que se llevó los titulares de prensa tras el acto.

En otro capítulo de la encuesta, centrado en cuáles son los problemas que consideran más relevantes actualmente en Castilla y León, el 83% puso en primer, segundo o tercer lugar la despoblación; por delante del paro (61%), la inestabilidad política del país (50%), problemas relacionados con infraestructuras (40%), el precio de la energía (22%) y la elevada fiscalidad (17%). 

«En mi opinión, la despoblación en Segovia es fruto de la falta de industria, y por lo tanto de trabajo», añade Piñeiro. «En las zonas rurales hoy en día pueden dedicarse profesionalmente a la agricultura unos pocos, y para ello tienen que disponer de un gran número de hectáreas para desarrollar su labor. Suelen ser profesionales que compaginan la agricultura con la ganadería y son sectores en los que la mano de obra escasea», mientras que el crecimiento de la industria «es lo que puede evitar la despoblación».

Inestabilidad política. La puntuación que dan a la inestabilidad política se presta a una lectura curiosa ?al reflejar cierta disparidad entre los economistas segovianos; salvando las distancias, al estilo de la división de la propia sociedad. Al 50% se dividen los que la pusieron entre los tres principales problemas y los que la pusieron entre el cuarto y el séptimo. No hubo punto medio, ya que las dos únicas respuestas que sumaron más de un 20% de apoyos fueron las de quienes situaron esa cuestión como el primer problema o el penúltimo de siete. Algo que no ocurrió a la hora de puntuar el resto de problemas: sobre la despoblación, por ejemplo, quien no la puso en primer lugar la puso en el segundo, salvo una pequeña minoría, igual que ocurrió con el paro; y el precio de la energía, quinto o sexto, pero nada de extremos, a diferencia del contraste al calibrar la trascendencia de la inestabilidad política.

Por otro lado, los economistas segovianos calculan que Segovia creció un 1,7% en 2019, cuatro décimas por debajo de las medias de Castilla y León y España, y para 2020 cuentan con que el ritmo baje aún más hasta quedarse en un 1,3%, cuatro décimas por debajo de la media regional y a cinco de la que estima el Gobierno para el país (1,8%). Pero al menos hablan de crecimiento a nivel mundial, no de recesión, si bien España deberá lidiar con ciertas amenazas.

El Colegio destaca que 2019 se caracterizó «por una desaceleración en las principales economías del mundo, aunque, afortunadamente, los indicadores avanzados pronostican una estabilización del crecimiento y alejan una posible recesión a corto plazo». «No obstante, España sigue enfrentándose a una serie de riesgos externos e internos. Entre otros, la segunda fase de las negociaciones comerciales entre China y EEUU, el futuro acuerdo entre Europa y Reino Unido, los problemas de la industria del automóvil, los niveles de deuda elevados y la incertidumbre del recién nombrado Gobierno de coalición», concluyen.