La reina de las carpas

Nacho Sáez
-

La segoviana Bárbara Piña se ha convertido en protagonista de las principales revistas especializadas en pesca por sus espectaculares capturas.

Carpa que capturó en el embalse de Entrepeñas (Guadalajara). - Foto: DS

La pasión por los 4x4 de Bárbara Piña que relata el reportaje de la página anterior se mezcla con  un amor incondicional por la naturaleza que tiene su origen cuando era sólo una niña. «Menos la caza me gusta todo lo que tiene que ver con el campo. Solo me falta la casa», bromea esta joven segoviana, que paralelamente se ha convertido en protagonista los últimos años en las principales revistas españolas especializadas en pesca.

La emblemática ‘Jara y sedal’ le dedicó un reportaje el pasado verano después de que capturara un barbo de casi diez kilos en el pantano de Buendía –ubicado entre las provincias de Cuenca y Guadalajara– y Webcarp.com le tiene reservado un espacio de manera regular en su página, una de las decanas del ‘carpfishing’ en España. Allí ha relatado sus logros, alcanzados siempre por el método de captura y suelta («Nunca doy muerte», asegura), y también ha volcado sus reflexiones, aunque actualmente lo tiene un poco aparcado.

«Dos energías opuestas que se necesitan y se complementan. Para mí, así es el ‘carpfishing’. Una pasión que nos une y otras veces nos separa. Ilusiones y desilusiones, sesiones buenas y malas. Un mundo en el que cuando estás dentro es difícil salir», escribía en una de sus últimas publicaciones en esa web  acerca de una modalidad que se encuentra enfocada a la captura de grandes carpas. Lucios, ‘black bass’ y barbos aparecen también en las numerosas fotografías de las que presume Piña’s Carp, como le gusta que la conozcan a esta segoviana, puro nervio y sentimiento.

Lucio que consiguió pescar en el pantano de García Sola (Badajoz).Lucio que consiguió pescar en el pantano de García Sola (Badajoz). - Foto: DS

«La pesca es mi forma de evadirme, una vida paralela que adoro y vivo como si cada sesión fuese la última», ha contado. Junto a su chico, Raúl Olmos –que también se ha aficionado al ‘carpfishing’– recorre los pantanos españoles. El mencionado embalse de Buendía  el de Entrepeñas (Guadalajara), el de García Sola (Badajoz) o el de Alcántara (Cáceres) tienen ya una muesca suya. Especializada en los grandes ciprínidos, tiene marcado en rojo el 3 de enero de 2015, la fecha en la que conquistó su primera carpa de dos cifras. «Tenía que ser en mi tierra», recuerda.

Segovia es uno de sus escenarios preferidos para echar la caña, pero la provincia adolece de una serie de factores para esta práctica. «Hay muchas carpas pero de las que yo soñaba, pocas y muy difíciles de pescar. Aquí es difícil coger grandes por el frío», argumenta. De aquella primera de dos cifras redactó un relato: «Tuve una espectacular e increíble lucha con ella. Al estar la carpa cerca de la orilla bajó mi chico con la sacadera, pero a la primera se escapó. Vi cómo me miraba y me echó una sonrisa que me dejó intrigada. Al segundo intento por fin entró».

Desde entonces han llegado muchas otras capturas, aunque ninguna tan especial como el barbo de 8,100 kilos que enganchó en el embalse de Buendía. «Es raro ver uno tan grande. Lo normal es que pesen cuatro  o cinco kilos», apunta. Sin embargo, ese éxito no ha colmado sus expectativas. «Mi sueño sería lograr algún día un siluro de cola roja y un arapaima, pero para eso me tendría que ir a lagos privados de Tailandia», suspira esta celebridad segoviana del ‘carpfishing’.

Otro ejemplar, en este caso de ‘blanco basa’, logrado en el embalse de Alcántara (Cáceres).Otro ejemplar, en este caso de ‘blanco basa’, logrado en el embalse de Alcántara (Cáceres). - Foto: DS