scorecardresearch

Una selección de autor

Agencias
-

Luis Enrique es el alma máter de un equipo que generó dudas y que entusiasmó hasta semifinales

El técnico asturiano da instrucciones en el encuentro frente a la selección italiana disputado en Wembley. - Foto: Facundo Arrizabalaga / POOL

Su sello ha sido indudable. Desde Luis Aragonés, no hay una selección española tan de autor, como el actual ciclo de Luis Enrique, el líder de un proyecto que, más allá de su eliminación al borde de la final, sale reforzado de la edición de esta Eurocopa rumbo a Qatar 2022, frente a las adversidades con determinación y con la mirada prometedora hacia un futuro de éxito.

Las semifinales han sido el límite en esta Eurocopa. No el techo del colectivo, que apunta a cotas mayores. «Somos un equipo. No hay duda», enfatizó el técnico, mientras extrajo «la experiencia» que gana su conjunto en el torneo continental, que ha cerrado invicto: «Tenemos muchos jugadores jóvenes que han aportado cosas difíciles de entender por la edad que tienen. Nos hemos comportado como un equipo de principio a fin».

Lo dirige Luis Enrique, rodeado de la crítica desde la lista que configuró, con la ausencia, por ejemplo, de Sergio Ramos, o desde que eligió a 24 en lugar de los 26 permitidos, con un debate avivado con el positivo por COVID-19 de Busquets, pero reafirmado en su idea, en su convicción y en su optimismo para dotar de soluciones a un equipo que madura a toda velocidad. Desde 2002, nadie cambió tanto la convocatoria de una fase final a otra.

El meritorio recorrido hasta la semifinal del pasado martes en Wembley, hasta el «sobresaliente bajo, el ‘9’» que le da el entrenador a su equipo, es ininteligible sin las decisiones que ha tomado, sin el sentimiento que ha creado sobre los más valioso del fútbol, el grupo, cuya dimensión es aún más grandiosa, más transcendente, cuando las dificultades asoman, cuando se produjo el positivo del capitán, cuando se señaló desde fuera a Morata por los goles fallados, cuando se jugó todo en la última jornada ante Eslovaquia y ahora, cuando la explicación a la eliminación no es nada sencilla. Es un grupo mucho más joven que veterano, al que se tildó de inexperto, porque solo siete futbolistas tenía recorrido en las fases finales de los grandes torneos (David de Gea, César Azpilicueta, Jordi Alba, Sergio Busquets, Koke Resurrección, Álvaro Morata y Thiago Alcántara). Fueron 17 los que estaban ante su estreno. 

‘Lucho’ es el líder de un proyecto reforzado, que desprende vitalidad y mantiene su optimismo rumbo al Mundial de Qatar.