Un año después del incendio

Victoria Domínguez
-

Un año después del incendio que afectó a la Sierra de Guadarrama, ya se ha extraído casi toda la madera y la vegetación se abre paso por regeneración natural.

Helechos y rebollos fueron los primeros en colonizar el terreno afectado, donde los trabajos iniciales se centraron en colocar elementos que evitasen escorrentías y erosión y sujetasen el suelo. En las zonas de borde del incendio se realiza control de plagas y ahora lo importante es hacer un seguimiento de la regeneración natural. En función de ese seguimiento se determinará el tipo de intervención de reforestación. Porque esta zona se incluyó en el programa de forestación de tierras agrarias de los años 90, que supuso la plantación de pino silvestre, que no es la vegetación propia en estas altitudes, según explica la codirectora del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, Patricia Riquelme.

Que es, fundamentalmente, matorral en la parte más alta, robledal y pino silvestre en la baja.

Ya está abierta la convocatoria de voluntariado para empezar a trabajar en grupos de máximo 15 personas a partir de la tercera semana de agosto. Se centrarán en Fuente Infante, donde ya se restauró la fuente, zona de pasto y senderos. Se realizarán labores similares en una zona muy querida por los vecinos del municipio y montañeros que frecuentan estos caminos hacia el puerto del Reventón.

Un año después del incendioUn año después del incendio