Los tributos de los ayuntamientos suben a casi 40 millones

D. S.
-
El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, firma una línea de crédito con Caja Rural en presencia de diversos cargos de esta entidad y de la Administración provincial.

La Diputación aprueba entregar a los consistorios 9,2 millones procedentes de la gestión de sus tasas e impuestos. Durante 2018 entregó en total 38.587.142 euros, un 2,6% más que en el ejercicio anterior

La Junta de Gobierno de la Diputación ha aprobado este lunes la entrega de 9.200.743,58 euros a los ayuntamientos y demás entidades locales de la provincia en concepto de anticipo del cobro de los impuestos que la Institución realiza para los municipios. Se trata del primer pago de este ejercicio, que sigue el sistema de entregas aprobado por el pleno de la corporación el 23 de marzo de 2017. "Gracias al anticipo que se ha aprobado realizar, los ayuntamientos podrán efectuar una previsión de ingresos más ajustada, porque el ingreso que se les efectuará ahora en abril será similar al de los meses de junio, septiembre y diciembre", señala la institución provincial en un comunicado.

Para afrontar este anticipo y la siguiente entrega del mes de junio, la Diputación ha concertado dos operaciones de tesorería, o líneas de crédito, de 8.900.000 euros cada una, que cubrirán el 75 por ciento de cada adelanto. Tras pedir ofertas a las principales entidades financieras, la contratación de la operación ha sido adjudicada a Caja Viva Caja Rural y Caixa Bank "por ofrecer condiciones más ventajosas que el resto de los concursantes".

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, rubricó esas operaciones con el director de Caja Viva Caja Rural, José María Chaparro, que estuvo acompañado por el director de Desarrollo y Marketing de la entidad, Gregorio Domingo, y la directora de la oficina urbana 2, Elena Horcajo; con el director de banca de Instituciones de Caixa Bank, Gonzalo Cebrián; y el director de instituciones de la territorial, Alberto Navarro. En tales actos estuvieron presentes también la secretaria general de la Diputación, Lourdes Merino, y el tesorero, Rodolfo del Prado.

Según el acuerdo plenario, los Servicios Tributarios de la Diputación establecían cuatro anticipos ordinarios en los meses de abril, junio, septiembre y diciembre, equivalentes, cada uno de ellos, a la cuarta parte del 90% de la recaudación neta alcanzada en el ejercicio anterior. Esto supone un incremento del 10% en la cuantía que se anticipaba hasta entonces a los ayuntamientos, ya que se efectuaban en esos cuatro anticipos una cuantía equivalente al 80% de la recaudación.

El acuerdo plenario también determinaba dos anticipos extraordinarios en octubre y noviembre. El primero equivale al 90% de la recaudación efectiva alcanzada hasta dicho momento, y el segundo, equivale al 90% de la recaudación neta obtenida en periodo voluntario del IAE (Impuesto de Actividades Económicas), respecto de los recibos incluidos en el censo del tributo. El nuevo sistema también facilita a los ayuntamientos "con mayor rapidez" la liquidación de su ejercicio presupuestario y la rendición de cuentas ante al Tribunal de Cuentas, Consejo de Cuentas de Castilla y León y Ministerio de Hacienda.

En 2018 la Diputación entregó a los ayuntamientos y entidades locales un montante total de 38.587.142 euros procedentes de la gestión de sus tributos, lo que supuso un incremento del 2,6% respecto a 2017, cuando, juntando los anticipos ordinarios y extraordinarios, se llegó a 37.579.929 euros.