Cabañas de Polendos, capital segoviana de la artesanía

Patricia Martín
-
Cabañas de Polendos, capital segoviana de la artesanía - Foto: Rosa Blanco

El grabador y urbanita Miguel Ángel Maroto se enamoró al instante de la idea de formar parte del primer proyecto de desarrollo rural basado en la artesanía, en Cabañas de Polendos

El contacto de Miguel Ángel Maroto con el mundo rural, tiene un primer nombre, Torrecilla de Pinar, el pueblo natal de su padre, pero básicamente creció en el ambiente urbano de Segovia, aunque asegura que «el campo siempre ha sido importante para mí». Hace 19 años, «me enteré de que se iba a hace un proyecto de desarrollo rural en Cabañas de Polendos, basado en la artesanía», recuerda. Una localidad en la que sólo había estado una vez, «en un concierto de Manolo Cabezabolo». Vino y le encantó la iniciativa. Casi dos décadas después, afirma con mucho orgullo y firmeza, que se siente de Cabañas de Polendos. «»Este es mi pueblo y le tengo mucho cariño porque hemos vividos tantas horas, días y jornadas intensas aquí en Cabañas de Polendos. Desde todos los ángulos: de análisis, momentos fáciles, difíciles, espectaculares, felices, tristes, ... de todo tipo». Miguel Ángel Maroto resalta que el primer años del proyecto Las Caravas fue extremadamente duro. 
Con total sinceridad, explica que fue el primer artesano grabador inscrito en el registro de artesanos de Castilla y León y el segundo en toda España, y que se sentía entonces  como «el artistas maldito entre los artesanos y el artesano maldito entre artistas». Las Caravas y Cabañas de Polendos fueron claves en su desarrollo personal y profesional. «Nunca pensé que con 30 años iba a ser capaz de resolver mi propia galería de autor y ésto fue lo que más me interesó. Siempre me gustó el mundo del campo aunque soy un urbanita. Tengo un pie en la ciudad y otro en el campo, que es sagrado». Maroto señala que empezaron de cero, «con Isaac Martín, del restaurante El Rincón del Tuerto Pirón, y con La Oveja Negra de Emilio García». 
los inicios. Surgieron los grabados del romance de ‘El Tuerto Pirón’, los cocidos, con los garbanzos de Cabañas de Polendos. «Hicimos exposiciones juntos en Segovia y Madrid. En la parte de arriba del restaurante, desde hace 17 años, está la exposición permanente de grabados de Miguel Ángel Maroto, «Nos pusimos en contacto con el escritor de los romances. Se reeditó el libro. Hubo una tercera edición, a todo color». Cabañas de Polendos amplió «su carisma y sus fronteras», rodeados de la expectación que generaban. «Al principio éramos como perros verdes y se preguntaban qué hacen estos señores». Espacios emblemáticos como La Oveja Negra, que acogió 1.500 conciertos en 14 años. Este local fue el escenario, hace tan solo uno días, de la entrega de la primera edición del Premio Artesano al veterano periodista Javier Pérez de Andrés, director del programa de CyLTV ‘El Arcón’. «Es un enamorado de las Caravas», resume Miguel Ángel Maroto, pero «nos dio un mensaje contundente: que teníamos que espabilar para que esto siga existiendo dentro de diez años». Cabañas tiene que seguir evolucionado para hacer honor al título que le acredita como Capital de la Artesanía de Segovia, y animar a visitar también a los pueblos de Pinillos de Polendos y Mata de Quintanar. 
Miguel Ángel Maroto no se arrepiente de su apuesta por Las Caravas y por su proyecto personal, la Galería Númen, que es « la flor estrella», en lugar donde reunirse con los artistas, con el público, a través de esta iniciativa perfectamente consolidada y asentada, con un calendario anual de actividades. 
Arte más naturaleza. Miguel Ángel Maroto trabaja a diario en su taller del barrio de San Millán, en Segovia capital, y también cuenta con su página web museogalerianumem. com, con más de un centenar de colecciones de grabado. Se dedica a la artesanía, pero también al arte, la música, la performances, la gestión cultural. En su cabeza siempre está Cabañas de Polendos, donde asegura ha encontrado en las personas mayores, a pesar de que «el salto generacional está ahí», las almas más sensibles en el respeto y cuidado de la naturaleza. A los vecinos les encanta las actividades que rodean el Encuentro Internacional de Arte y Naturaleza, Land Art, que sitúa aCabañas en el epicentro de «un nuevo formato que hemos generado de arte contemporáneo multidisciplinar, en equilibrio con la naturaleza. Más allá de la artesanía, es encontrar el equilibrio y es complementario», argumenta Miguel Ángel Maroto. En su opinión. «al artesano le va a gustar estar rodeado de artistas y a los artistas les encanta conocer un sitio como éste», donde «el artista se queda pequeñísimo en e l gran museo que es la naturaleza, pero una experiencia magnífica para el artista y para el espectador». Galería Númen, la casa rural El Molino y el alambique de oro DHR, pusieron en marcha la primera edición Land Art, y la asociación nacional ‘ Arte Espacio y tiempo’, que se coordina desde Águilas (Murcia), con cinco países europeos. La segunda edición fue en 2018, con una extensión de cinco meses. Cabañas de Polendos se prepara ya para acoger el primer encuentro Land Rock, con formatos novedosos. 
Miguel ÁngelMaroto, bajo la protección de San Caravo, se siente feliz de llevar casi 20 años en Cabañas de Polendos, un pueblo, donde asegura, que «cuecen habas», que sorprende a quién lo visita, sobre todo, a los propios segovianos.

Cabañas de Polendos, capital segoviana de la artesanía Rosa Blanco
Cabañas de Polendos, capital segoviana de la artesanía - Foto: Rosa Blanco