Patrimonio quiere cámaras en Teodosio por el Acueducto

D. A.
-
Patrimonio quiere cámaras en Teodosio por el Acueducto - Foto: Rosa Blanco

La Concejalía confía en que se pongan cámaras en esa calle bajo el amparo legal del control de la carga y descarga por parte de la Policía Local, aunque ayudarán a disuadir el vandalismo

La Concejalía de Patrimonio Histórico quiere cámaras en la calle Teodosio el Grande, de modo que se complete la red de videovigilancia de todo el tramo monumental del Acueducto. De hecho, tal y como avanzaba El Día en su edición impresa del 18 y 19 de enero, la Policía Local cuenta ya con volver a colocarlas en la plaza de la Artillería, de donde se retiraron por la reordenación de paradas de autobuses durante las obras de la calle San Juan; y también en la plaza Día Sanz, aparte de otros espacios ajenos al entorno del monumento, como Padre Claret, Ezequiel González o los arcos de Santiago y San Cebrián.
Todas las cámaras exteriores del Ayuntamiento (más de 30) están justificadas por el control del tráfico y las de Teodosio el Grande no serían una excepción. Con este supuesto legal se simplifican los trámites, ya que la Policía Local sólo debe comunicar su iniciativa a la Delegación del Gobierno. Sin embargo, si se instalaran amparadas en el supuesto legal del control del vandalismo, por ejemplo, haría falta una autorización de la Delegación que, a su vez, dependería de un informe vinculante de una comisión judicial de garantías.
No obstante, las cámaras aportan en la práctica la posibilidad de vigilar cualquier clase de incidencia, vandalismo incluido, aparte del valor de las grabaciones si hubiera que identificar al autor de un hecho delictivo o aclarar un accidente.
En el caso de las cámaras que se proyectan en Día Sanz, la motivación principal es evitar que sigan pasando vehículos particulares bajo los arcos del Acueducto. Principalmente motos, pero también algún coche pequeño, a pesar de los bolardos y los más de 25 años que han pasado desde el corte de tráfico.

Y en cuanto a las cámaras de Teodosio El Grande, el objetivo principal sería velar por el cumplimiento de las condiciones de carga y descarga; sobre todo, a partir de que entre en vigor la ordenanza de protección del Acueducto. El borrador de la nueva normativa establece que los vehículos deberán aparcar en línea en esta vía, a una distancia mínima de cinco metros del Acueducto y sin superar 30 minutos de estancia mínima. Asimismo, estará prohibido dejar la carga en la calzada o la acera de esta y de cualquier otra calle del entorno del monumento, y en el texto se recalca que ningún vehículo podrá pasar bajo sus arcos, ni siquiera carretillas o bicis. Toda una batería de medidas que se consideran más fáciles de controlar o evitar con el efecto disuasorio de las cámaras, a la vez que también se controlaría, por ejemplo, si alguien vuelve a tener la ocurrencia de pintar un sillar.