Luis Enrique: "Nos toca coger el relevo de la mejor generación"

Agencias
-

El técnico asturiano se mostró ambicioso de cara a la Eurocopa. - Foto: Manuel Bruque

En una inédita rueda de prensa a través de las redes sociales en la que las preguntas las enviaban los aficionados, el seleccionador español, Luis Enrique Martínez, se mostró ayer ambicioso y convencido de poder llevar a cabo el reto de hacer ganadora a España de otra Eurocopa o de otro Mundial, si bien recordó que su equipo tiene que coger el relevo a la mejor generación del fútbol nacional. 
«¿Ganar títulos? Lo que hemos vivido estos años es claramente la mejor generación de jugadores del balompié español. Todos tenían un nivel ‘top’ y estaban, además, en sus mejores edades. Ahora es otra situación», comentó el asturiano. No obstante, a pesar del nivel de dificultad, aseguró que ve al equipo «capacitado para ganar», aunque reconoció que se toparán, principalmente en la Eurocopa, aplazada al año que viene, con escuadras «más hechas, como Francia, y otras con un potencial tremendo».
Cuestionado, precisamente, sobre el torneo continental que finalmente, por el coronavirus, tendrá lugar en 2021, aseguró que ve «bien» al grupo actual, pero confirmó que podría haber novedades. «Somos un equipo más técnico que físico y seguiremos jugando bien al fútbol a través del balón, creemos que es la clave. A partir de ahí, elegiremos a los futbolistas que consideremos más apropiados», apuntó.
De sus inicios en la selección, en la primera etapa antes del ‘parón’ que provocó la enfermedad y fallecimiento de su hija, recuerda la alegría que se llevó cuando le ofrecieron el cargo: «Fue justo después del Mundial de Rusia. Estaba sin trabajar en ese momento y me dijeron que querían entrevistarse conmigo y llegamos a un acuerdo muy rápido. Es una cosa que me había hecho siempre mucha ilusión. Lo tenía claro, me apetecía, me apetece y espero estar muchos años aquí».
Por otro lado, reconoció que ha tenido la suerte de no cerrar ninguna puerta de vuelta en los clubes en los que ha estado y, cuestionado por si volvería a entrenar a alguno de ellos, dejó entrever que sus mejores momentos los vivió entre el ya derruido Miniestadi y el Camp Nou.