Fernández Mañueco aboga por corregir desequilibrios

ICAL
-

"Hay que hacer una estrategia al alza para corregir desequilibrios, no a la baja como dice la izquierda" El presidente de la Junta se muestra satisfecho con el acuerdo con Cs y reconoce que algunas personas en Génova "no son con

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aboga por hacer “una estrategia de Comunidad” que intente “corregir los desequilibrios, no a la baja, como ofrecen las fuerzas políticas de izquierdas, sino al alza” y volcarse con aquellos territorios que están pasando “momentos de dificultad”. En una entrevista en El Mundo de Castilla y León, Fernández Mañueco asegura que se volcará en esta materia y que va a implicarse personalmente para llegar “hasta el más humilde de los rincones de esta tierra” y defender Castilla y León “donde haga falta”.

Para dar una visión “más cercana” a la ciudadanía, estima que hay que hacer “una apuesta especial” para que Castilla y León sea “atractiva” para los inversores nacionales e internacionales, algo en lo que el suelo industrial es “uno de los elementos fundamentales”, con suelo disponible en todas las grandes ciudades y municipios y “en mejores condiciones económicas”; pero también una mejor comunicación desde el punto de vista de infraestructuras y de transformación digital; y, en tercer lugar, una baja de precios de un 15 por ciento de media del precio del suelo industrial.

En relación al Gobierno con Cs, Fernández Mañueco incide en que constituyen “un equipo al servicio de las personas” y que después de casi 100 días de Gobierno es posible afirmar que “hemos encajado bien” a pesar de sus discrepancias, pese a lo que apostó por “seguir hablando y dialogando mucho”. El presidente de la Junta reconoce que Francisco Igea y él son “totalmente distintos” aunque se complementan “bien” porque “el impulso y la fuerza que él tiene se complementan con que yo soy más reflexivo y más prudente, y nos complementamos con su impulso y mi prudencia”.

El Gobierno tiene sobre la mesa un problema “muy complejo” por la aplicación de las 35 horas porque “está en juego la calidad de los servicios públicos”, y aunque recuerda que esta medida forma parte de su programa para la presente legislatura, pide a los representantes sindicales sentarse a negociar. “Si lo que están intentando es meter presión, este Gobierno es un Gobierno sólido. Si lo que quieren es una negociación, negociemos”, asevera.

A pesar de las diferencias, el presidente de la Junta confía en que se pueda contar con el PSOE de Castilla y León “en los principales acuerdos” para la Comunidad como la PAC o la financiación, donde pidió que los socialistas estén “en la primera línea de defensa” junto al PP y Cs. Además, no descarta acudir a las comisiones de investigación previstas si así se lo reclaman las Cortes y apuesta por “abrir las ventanas” para que la gente vea “que no hay nada que ocultar”.

En materia sanitaria, destaca que la Sanidad de Castilla y León “es de primer nivel” aunque “hay que mejorar lo que hay” y “no cambiar por cambiar, sino cambiar para mejorar”, y hacerlo de la mano de los profesionales y de las fuerzas políticas implantadas en el territorio. El problema de los consultorios y la falta de médicos “no es un ni de Castilla y León ni de este Gobierno” sino que “viene heredado en toda España” ante lo que pide “un esfuerzo” por tomar medidas “rápidas y prioritarias, y otras a medio y largo plazo”.

Asegura que el próximo año “lógicamente” habrá presupuestos aunque puntualiza que España necesita “un Gobierno cuanto antes” que inicie el techo de gasto y las bases principales del presupuesto nacional. El empleo y la situación económica son los aspectos por los que dice estar más preocupado y entiende que en el caso de que Francisco Igea fuera condenado en el juicio que tiene pendiente por amenazas a un compañero de partido “no afecta a su responsabilidad” como vicepresidente y portavoz de la Junta.

A falta de algo más de un mes para unas nuevas elecciones generales, Fernández Mañueco cree que Pablo Casado es el líder que necesita el partido porque después del “fracaso colectivo del Partido Popular” en los últimos comicios de abril, Casado “tiene un bagaje y una experiencia que no tenía hace ocho meses”. Aunque reconoce que las relaciones con Génova son “buenas”, no oculta que en algunos aspectos “ha faltado un poquito de cariño” hacia Castilla y León. “Algunas personas no son conscientes de lo que significa el Partido Popular de Castilla y León”, declara.