Detenidos dos chinos por raptar a otro 5 días en un ascensor

EFE
-

Los presuntos secuestradores amenazaron con amputar los dedos a la víctima en una nave de Madrid, que fue liberada después de que su familia pagara 8.000 euros

Detenidos dos chinos por raptar a otro 5 días en un ascensor

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a dos ciudadanos chinos que mantuvieron cinco días secuestrado en un montacargas a un compatriota, al que amenazaron incluso con amputarle los dedos de las manos y que fue liberado tras recibir 8.000 euros por parte de la familia de la víctima.
Según ha informado este miércoles la Dirección General de la Policía, los raptores retuvieron a la víctima en ese habitáculo en una nave industrial de Serranillos del Valle (Madrid) e intimidaron de manera continuada al hombre.
Golpes y patadas fueran la tónica general del cautiverio, que comenzó cuando una antigua amiga, a la que la víctima debía dinero, trasladó al hombre en coche bajo engaño hasta ese municipio madrileño, en el que finalmente fue ocultado.
El hombre había llegado al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas procedente de Copenhague.
Dentro de la nave, los arrestados lo metieron en el interior del elevador después de robarle sus pertenencias. Uno de ellos permaneció al menos en todo momento en funciones de vigilante, le facilitaba comida y le custodiaba hasta el baño.
La víctima puso en conocimiento de sus familiares el rapto ante la petición de los secuestradores de un rescate que le permitiría ser liberado.
De acuerdo con el relato de los hechos, el hombre facilitó el número de teléfono de parientes a fin de que abonaran cuanto antes el pago del rescate en la cuenta de un banco radicado en China.
A continuación, la víctima se vio obligada a firmar un documento en el que dejaba constancia de su estancia voluntaria en el lugar del secuestro y aseguraba que tenía una deuda con su amiga.
Para dar veracidad al secuestro, los raptores grabaron vídeos del estado de la víctima para presionar a la familia y acelerar el ingreso de la liberación.
Una vez liberado al quinto día en el polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada, con el rostro tapado con un pasamontañas, cogió un avión con destino a Canarias, donde presentó una denuncia.
Durante los ocho meses de investigación, los agentes persistieron en la búsqueda del lugar en que la víctima había permanecido retenida contra su voluntad.
Las pesquisas se iniciaron tras la comunicación a la Policía Nacional de Las Palmas de Gran Canaria de la desaparición de un hombre de origen asiático.