El coronavirus destruirá 15.000 empleos, según Ceprede

SPC
-

La hostelería será el sector más afectado, retrocederá un 7,1 por ciento y perderá 4.050 empleos

El coronavirus destruirá 15.000 empleos, según Ceprede - Foto: Javier Pozo

La crisis del coronavirus tendrá un impacto negativo del 1,5 por ciento sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León y provocará la pérdida de 14.683 puestos de trabajo, lo que supone que la tasa de desempleo se elevará en un 0,9 por ciento, según un estudio publicado hoy por el Centro de Predicción Económica (Ceprede).

El documento, recogido por Ical, destaca que la declaración del estado de alarma, con la restricción de movimientos de  la población y el cierre de una gran cantidad  de comercios está generando una contención del consumo privado cuyos impactos finales afectarán al crecimiento diferencial de las comunidades autónomas.

En el caso de Castilla y León, el COVID-19 mermará el PIB un 0,9 por ciento de forma directa, un 0,5 por ciento indirectamente y un 0,1 por cienot de forma inducida; en total, un 1,5 por ciento, por debajo del impacto nacional, que se eleva hasta el 1,7 por ciento.

Por sectores, el mayor impacto de esta crisis lo sufrirá la hostelería, con un retroceso del 7,1 por ciento, y la pérdida de 4.050 empleos, seguida por la industria textil, que sufrirá un impacto del siete por ciento, con 282 trabajadores que se quedarán en la calle. Asimismo, el análisis indica que el sector comercio y reparación menguará un 2,7 por ciento, el transporte un 2,1 por ciento, con pérdidas de 3.726 y 697 empleos, respectivamente.

Ceprede también considera que la industria manufacturera, la de producción de maquinaria y equipo mecánico y la de la madera y el corcho, menguarán un 1,8 por ciento por la pandemia, y perderán 238, 79 y 99 puestos, en cada caso.

El coronavirus tendrá un impacto del 1,4 por ciento además, en la industria del papel y la edición, y en la de la alimentación; y del 1,3 por ciento en la agricultura y la ganadería, con 132, 488 y 838 empleos destruidos.

Otros servicos bajarán un 1,2 por ciento y perderán 1.817 empleos; mientras que la metalurgia y productos metálicos se contraerá un uno por ciento, con 166 trabajadores menos. En extractivas y energéticas y en otros productos minerales el coronavirus reducirá las producciones un 0,9 por ciento, y los puestos en 88 y 65 efectivos. Un 0,8 por ciento es la reducción estimada en la industria del caucho, intermediación financiera y equipo eléctrico y electrónico, con 66, 143, 31 puestos menos. 

Por último, la Administración pública y defensa sufrirá un impacto del 0,6 por ciento, la industria química del 0,3 por ciento y la construcción del 0,2 por ciento, y perderán 1.221, 15 y 188 empleos, respectivamente.

Por autonomías, los efectos regionales recorren un amplio  rango, con máximos en Baleares o Canarias, del orden del  2,7 y del 2,1 por ciento, respectivamente y mínimos localizados en Ceuta y Melilla, en torno al 1,1 por ciento. Conjuntamente se podrían destruir unos 300.000 puestos de  trabajo, siendo Cataluña, con unos 60.000, seguida de Madrid (52.000) y Andalucía (46.000), las comunidades  más casgadas en términos absolutos.

El informe se basa en la consideración de que el estado de alarma supondría una  paralización completa de los gastos en consumo privado desnados a vehículos,  alojamiento y hostelería, agencias de viaje, educación, servicios arscos y espectáculos, y servicios deporvos y recreavos.  Para la demanda de productos industriales, así como los servicios de transporte  marímo y aéreo, los autores asumen un porcentaje de contención del 80 por ciento, mientras  que para los servicios de comercio, tanto al por mayor como al por menor, se ha  calculado el porcentaje que representan los productos afectados por el “yo me  quedo en casa”.