Brusco descenso del tráfico y de viajeros en trenes y buses

D. A.
-

En las vías más concurridas de Segovia ya se ven muchos menos coches, los Avant a Madrid llevan la mitad de viajeros de lo habitual o incluso menos, según la expedición, y hasta la alcaldesa recomienda no usar los urbanos

El paseo Ezequiel González, en una imagen tomada el jueves a mediodía - Foto: Rosa Blanco

GALERÍA

El casco histórico de Segovia, semivacío por el coronavirus

La Junta hacía pública el miércoles por la tarde su recomendación de reducir a lo estrictamente necesario los desplazamientos en transporte público y especialmente a Madrid, pero es que para entonces ya eran muchos los segovianos que se lo habían empezado a aplicar. Por propia iniciativa o sobre todo por las circunstancias sobrevenidas el lunes, día en que el Ministerio de Sanidad anunció el cierre de centros educativos en Vitoria, La Bastida y la Comunidad de Madrid, así como la necesidad de elevar la alerta en esos territorios. 
Sólo por el millar de segovianos que estudian en Madrid y se desplazan hasta allí en autobús,Avanza ya registró un descenso del 20% en la cantidad de viajeros que utilizaron su servicio el mismo miércoles, que fue el primer día sin clase. Mientras, los Avant también empezaban a acusar de forma notable la pérdida de usuarios, y aunque las primeras expediciones siguieron siendo concurridas, ya se estimaba un descenso de un tercio, aproximadamente, que se incrementó a porcentajes aún más llamativos según avanzó la jornada. 
Ya el jueves la caída fue todavía más fuerte (en comparación con semanas normales) desde las primeras expediciones. De los 900 segovianos que se calcula que utilizan los Avant a Madrid habitualmente se ha pasado así a poco más de 300, apenas un tercio; y si al cabo de una jornada suelen ser unos 1.100 entre habituales y esporádicos, ahora son la mitad si llega, según fuentes de Renfe consultadas por este periódico.
Aspecto que presentaba el jueves a mediodía la estación de autobuses, que también se está desinfectando a diario.Aspecto que presentaba el jueves a mediodía la estación de autobuses, que también se está desinfectando a diario. - Foto: Rosa BlancoLa implantación del teletrabajo y la suspensión de la actividad educativa ha afectado además de manera especial a los usuarios habituales de los Avant que van a Madrid por tener abonos con fecha de caducidad que no van a poder aprovechar dentro de su plazo de vigencia, dado que no necesitan desplazarse a Madrid. Según cuentan algunos de los afectados, Renfe no está dando a todos la misma respuesta frente a las reclamaciones de devolución de importe, pero una habitual está siendo valorar los viajes ya utilizados como si hubieran sido comprados con tarifa general, no la resultante de dividir el precio total del abono por el número total de viajes, de modo que se puede recuperar algo de dinero, pero no todo y tampoco en todos los casos. Es decir, que si uno tiene un abono de 40 viajes que le costó por tanto 222,90 euros (cada viaje sale así por 5,57), si por cada viaje que ya ha realizado se le descuenta el precio equivalente a la tarifa general de ida y vuelta (11,10), basta con que haya consumido 21 viajes para no recibir nada por los 19 que le quedan, porque esos 21 representarían un gasto de 233,1 euros, más que el abono de 40 viajes.
Por otro lado, en cuanto a los autobuses entre Segovia y Madrid, la empresa concesionaria, Avanza, calcula que esta ruta, en condiciones normales, registra una demanda acumulada de 5.000 usuarios entre la ida y la vuelta (una persona que va y viene en el día cuenta por dos para la estadística). «La afección que está sufriendo el servicio en cuanto a reducción del número de usuarios es debida principalmente al cierre de universidades en la Comunidad de Madrid, lo que supone un 20% aproximadamente del número total de usuarios diarios», respondía Avanza este jueves a El Día. Pero la pérdida de demanda de usuarios que viajan por trabajo también está siendo notable, ¿y a cuánto asciende entonces el dato global, si sólo por estudiantes ya baja ese 20%?, ¿a la mitad, como los trenes? La empresa respondía el jueves que aún no dispone de otro dato que el citado del 20%; y aclaró que, «siguiendo las indicaciones de Sanidad de la Comunidad de Madrid», sus autobuses «se están limpiando y desinfectando a diario», igual que la estación.
En cuanto a los autobuses urbanos de Segovia, la alcaldesa,Clara Luquero, se vio el jueves en la sorprendente situación de recomendar a los ciudadanos «no utilizar el transporte público si se puede evitar».«Es extraño que diga esto una Administración pública, es extraño decir esto, pero son circunstancias excepcionales».El día anterior ya se registraron menos viajeros, aunque la reducción no fue «significativa», según la concesionaria.
Un solo usuario en un vagón de un Avant de la líneaValladolid-Segovia-Madrid, en una expedición del miércoles por la mañana.Un solo usuario en un vagón de un Avant de la líneaValladolid-Segovia-Madrid, en una expedición del miércoles por la mañana.No obstante, los urbanos se someten desde el jueves a trabajos más profundos de limpieza y desinfección, «y si hace falta se hará dos veces al día», aseguró Luquero. También se cuenta con instalar dispensadores de solución alcohólica para higiene de manos en todos los autobuses, aunque la alcaldesa reconoció que ha costado lo suyo encontrar proveedor «porque estaban agotados».
Entretanto, las calles de Segovia no sólo registran menos tráfico sobre todo desde el jueves, con atípicas estampas de coches por goteo incluso a mediodía en vías como José Zorrilla, Gobernador Fernández Jiménez o incluso Ezequiel González, sino también menos peatones. Y esto ya no es solo una cuestión del bajón de turistas, sino de segovianos que salen a la calle lo justo.