Landa sueña con el Mundial

Ramón Orosa (EFE)
-

El jefe de filas, junto a Valverde, del equipo español podría dar la sorpresa en una carrera en la que el principal favorito es Van Aert

El corredor vasco fue de menos a más en la ronda gala y estuvo muy cerca del podio. - Foto: CHRISTOPHE PETIT TESSON

Desde mañana hasta el domingo se llevarán a cabo en el circuito de Imola, en la región italiana de Emilia Romagna, los Campeonatos del Mundo de ciclismo, una cita comprimida a solo las pruebas elite por la pandemia de la COVID-19 y a la que se llega directamente del Tour que ha encumbrado a Tadej Pogacar.
El corredor del UAE que dirige el español Joxean Fernández ‘Matxin’ es uno de los inscritos en esta cita, aunque solo en la prueba en línea y no en la contrarreloj, en la que hubiese sido el gran favorito tras la exhibición del pasado sábado en La Planche des Belles Filles.
Ocurre lo mismo con su compatriota Primoz Roglic, quien a última hora se quedó sin la gloria a la que le parecía destinada cediendo en la que, a priori, era su gran baza: la lucha contra el crono. Para la que tampoco se ha inscrito en Imola.
Los dos eslovenos son dos de los grandes nombres esperados en unos Mundiales que iban a ser en Suiza, en Aigle-Martigny, durante toda la semana pero que, como tantas cosas, ha obligado a cambiar la aparición del coronavirus.
Así, el programa se queda en las cuatro carreras élite, las cronos (CRI) y las pruebas en línea, tanto en mujeres como en hombres.
Si los varones llegan sin descanso del Tour de Francia, las féminas lo hacen desde el Giro de Italia, donde quedó descartada por una caída la holandesa Annemiek van Vleuten, vigente campeona mundial en línea, donde sus compatriotas son las favoritas, ya que encadenan tres oros. Para la CRI destaca la estadounidense Chloé Digert, que ganó en 2019.

 

Dos ‘jumbos’

Para las pruebas masculinas, a la espera de la digestión del triunfo de Pogacar, el Tour deja claros candidatos: el belga Wout van Aert y el holandés Tom Dumoulin, dos de los damnificados por la derrota de su líder Roglic en la ‘Grande Bouclé’. Ambos para las dos pruebas, si bien ‘Dumo’ más para la crono y Van Aert para la de línea.
El francés Julian Alaphilippe, el polaco Michal Kwiatkowski y el suizo Marc Hirschi también suenan con fuerza para una más que exigente prueba en línea de 259,2 kilómetros con un desnivel positivo de casi 5.000 metros acumulados en las nueve vueltas a un circuito de 28,8 kilómetros con dos subidas similares cercanas de unos 2,7 de ascensión (Mazzolano y Cima Galisterna), más del 6 por ciento de pendiente media y tramos de hasta el 14.
Y ojo con el danés Jakob Fuglsang y el canadiense Michael Woods, que vienen ‘frescos’ al no participar en la ronda gala.
En cuanto a la participación española, muchos miran hacia el ‘cuarentón’ Alejandro Valverde, que le ha dado a España siete medallas. La última, la única de oro, en 2018.
Por primera vez, la selección lleva casi más líderes, el propio ‘Bala’, Mikel Landa o Enric Mas, que gregarios, corredores como Pello Bilbao, Marc Soler, Luis León Sánchez, David de la Cruz y Jesús Herrada que contarían con posibilidades si les aparece una oportunidad. Quién sabe si el jefe de filas de McLaren puede meterse en la escapada ‘buena’. En el Tour podía haber hecho podio si dura unos días más. 
También tratará de tener sus opciones el potente equipo (‘Supermán’ López, Rigo Urán, Sergio Henao, Esteban Chaves ...) de una Colombia en ‘shock’ por las dos detenciones en la investigación abierta contra el Arkéa-Sámsic que lidera Nairo Quintana, su principal líder e icono, que se ha ‘borrado’ de la cita.