Las empresas segovianas ya se plantean EREs temporales

D. A.
-

La patronal segoviana está atendiendo consultas de empresas de todo tipo que estudian la posibilidad de encajar la pérdida de actividad que ya sufren mediante expedientes de regulación de empleo temporal

Las empresas segovianas ya se plantean EREs temporales

El coronavirus ya no sólo está dejando sin respiración al sector servicios. Hoteles y restaurantes fueron los primeros en acusarlo por la cantidad de reservas que se empezaron a cancelar la semana pasada como consecuencia de la suspensión de congresos y otros eventos profesionales, y en esta última semana, sobre todo desde el martes, se dispararon al aplazarse citas de especial relevancia social como la Media Maratón de Segovia. Mientras, las reservas para Semana Santa caían hasta representar únicamente una previsión de ocupación del 30%, según la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), cuando otros años a estas alturas, a menos de un mes de Jueves Santo, ya había hoteles con el cartel de lleno virtualmente colgado para los días más importantes. En el comercio también se desplomaron las ventas, salvo en productos de primera necesidad, por supuesto; pero es que los problemas ya se extienden a todos los sectores. 

El transporte se topa con trabas para llevar a cabo ciertos desplazamientos. En la agroalimentación ya se registran algunos problemas de suministro de productos para su comercialización y también hay empresas con dificultades para recibir componentes claves para su actividad fabril. Ya no sólo las que importan de China o Italia, sino incluso por proveedores de Madrid.

«Aún no podemos evaluar, pero está claro que la repercusión va a ser grande», advertía el miércoles el presidente de la Federación Empresarial Segoviana, Andrés Ortega. «En el sector servicios, el más importante de nuestra provincia, ya estamos viendo el impacto. Si en la industria no te llega materia prima no puedes hacer nada y ya nos ha llegado información de algunos casos, y además en muchos sectores es difícil plantearte mantener la actividad con medidas como el teletrabajo, por ejemplo», por lo que «los escenarios que se barajan son muy complicados».

No en vano, FES ha puesto en marcha un comité de seguimiento del coronavirus para recoger dudas de las empresas, responderlas en lo posible y enviarles información actualizada de las autoridades según va llegando, mientras se mantienen en contacto con la CEOE, que recibe «información directa» del Ministerio de Sanidad. Una especie de gabinete de crisis integrado por el presidente de FES, el secretario general, el asesor jurídico y el departamento de comunicación para mantener un canal de información paralelo al ordinario y atender las numerosas consultas que ya están arreciando por parte de empresas de todo tipo que, a su vez, son derivadas cuando procede a los presidentes de las distintas patronales sectoriales.«Y menos mal que lo hemos creado», destacaba Ortega también el miércoles.«Estamos recibiendo muchas consultas sobre la posibilidad de presentar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE)». ¿Y qué les están aconsejando? «Lo primero es recordar a todas que deben elaborar un plan de contingencia para afrontar las distintas situaciones que se vayan produciendo, y respecto a los ERTE, primero hay que ver qué medidas adopta la Administración».

¿Pero aconseja FES la adopción de medidas tan drásticas como las que supondrían los ERTE? «Hay que ver caso por caso», incidió. «Pueden presentarse por una situación de fuerza mayor», la cual se daría por sufrir unos índices de absentismo tales que impidan la actividad de la empresa, ya fuera por enfermedad o por adopción de cautelas médicas de aislamiento, y también puede ser declarada por la autoridad sanitaria. «Además, un ERTE puede justificarse por una pérdida notable de demanda o de ventas y porque no llegue material de proveedores, pero cada caso es distinto».

«Las consultas son permanentes desde el martes», coincidía en destacar el secretario provincial de CCOO, Álex Blázquez, «pero en nuestro caso por delegados sindicales que preguntan cómo actuar ante las medidas que plantean las empresas o que pueden plantear pronto». «Espero que ninguna aproveche un virus para justificar ajustes por otros motivos», advierte. «Confiamos en las autoridades y que hagan por que no cunda el pánico, pero nos lo están poniendo muy difícil», sentenció.