"Quiero disfrutar de cada momento pero competir"

Nacho Sáez
-

A sus 35 años, Carlos Villagrán es uno de los grandes nombres propios del histórico estreno del Viveros Herol Nava en Asobal.

"Quiero disfrutar de cada momento pero competir"

A pesar de que ya ha cumplido 35 años, asegura que aún no ve cerca la retirada. El capitán del Viveros Herol Nava, Carlos Villagrán, asume que el DNI no miente pero se ve con fuerzas e ilusión para alargar una trayectoria que es sinónimo de toda una vida de compromiso y esfuerzo por el club de su pueblo. Ahora que se disponen a disfrutar de la etapa más importante y bonita de toda su historia, nadie en Nava de la Asunción se lo quiere perder y la directiva ha querido que los jugadores que se han criado en su cantera tengan un protagonismo importante en el proyecto. Y al frente de todos ellos su máximo emblema, que reconoce que cuando comenzó su periplo en el primer equipo hace casi dos décadas, era «impensable» que fueran a alcanzar algún día la máxima categoría del balonmano español. 
«Pero nos los tomamos igual que cuando hemos ascendido a otras categorías. Queremos competir», subraya el central navero, que sigue compatibilizando su trabajo como carpintero con el deporte. Hace tiempo que se acabó ya para él el verano, o al menos las vacaciones, inmerso junto a sus compañeros en una pretemporada que considera que ha sido positiva. «»El equipo está ilusionado y con muchas ganas de empezar. En este mes hemos crecido y tenemos confianza en lo que podemos hacer», reflexiona, al mismo tiempo que llama la atención sobre la buena adaptación que han protagonizado los fichajes.
Pero el tiempo de las pruebas se ha acabado y este sábado comienza lo serio ante el Atlético Valladolid. Un desafío que Villagrán apunta que afrontan avalados por las cualidades de la plantilla que se ha configurado desde que se subió. «Estamos muy contentos. Es una maravilla de grupo y deportivamente sólo esperamos que los nuevos, que sobre todo han llegado en la primera línea, se acoplen lo antes posible», remarca. Esa circunstancia será clave para que alcancen una de las metas que se ha fijado esta temporada: «El inicio va a ser muy importante. Nos tenemos que adaptar rápido a otro ritmo y a otras corpulencias físicas. Creo que va a ser fundamental para que logremos la permanencia».
Personalmente, jugar en Asobal es un sueño hecho realidad después de haber visto cómo lo hacían amigos como Miguel Ángel Velasco, Luisma Lorasque o su compañero Darío Ajo, que militó en las filas del entonces Naturhouse La Rioja. «Toda la vida con el equipo de mi pueblo... Se puede imaginar la gente lo que significa para mí estar en Asobal. Aún no me veo retirándome, pero quiero disfrutar de cada momento, de cada pabellón, aunque sobre todo competir», asevera en conversación telefónica a poco más de 72 horas de vivir otro día inolvidable. Espera una Liga «muy competitiva». «Vamos a tener que estar siempre muy concentrados porque aquí en un instante te meten un parcial grande», concluye.