El precioso gesto en un bar de Segovia que se ha hecho viral

Nacho Sáez
-

La dueña del local que regentan Luis Miguel Arranz y Eva María Gutiérrez les ha perdonado el alquiler y les ha devuelto el dinero que habían pagado en marzo.

Luis Miguel Arranz, en su casa tras haber tenido que cerrar su bar. - Foto: DS

El mensaje publicado por El Mito en su muro de Facebook se ha hecho viral en Segovia. Casi 800 veces ha sido compartido el agradecimiento que difundieron los responsables de este café-bar del barrio de La Albuera, que ayer por la tarde difundieron que la dueña del local les había perdonado el alquiler hasta que pase esta crisis y les había devuelto el dinero correspondiente a marzo que ya habían pagado. ¿Pero quién se encuentra detrás de este precioso gesto?

Los beneficiados han sido Luis Miguel Arranz y Eva María Gutiérrez, un matrimonio con hijas que abrió su negocio en la calle Pascual Marín hace seis años. Antes también tuvieron un bar de copas -que también se llamaba El Mito- en Nueva Segovia ya que su relación con la hostelería viene de largo. En el caso de Luis Miguel, desde los 14 años (ahora tiene 50). Por eso, sabe de primera mano lo cuesta arriba que se va a hacer esta crisis para aquellos que tienen en el bar su segunda casa.

"Es un punto de encuentro sobre todo para la gente mayor. Esperemos que podamos volver todos", indica a El Día de Segovia en conversación telefónica. Estos días ya solo sale de casa lo imprescindible. "Quiero dar ejemplo a mis hijas", dice. La apelación a la responsabilidad y a la solidaridad de la población realizada por las autoridades parece que está surtiendo efecto.

El precioso gesto en un bar de Segovia que se ha hecho viralEl precioso gesto en un bar de Segovia que se ha hecho viral

Luis Miguel y Eva María están dando, pero también han recibido gracias al gesto de su casera. "Nos lo dijo por teléfono. Lo cogió mi mujer y claro, nos pusimos a llorar. No nos emociona el tema del dinero, que también, es evidente, sino la demostración de que la gente podemos ser de otra forma", reflexiona él. De su benefactora no quiere dar demasiados datos "porque no la pedí permiso para contarlo públicamente", pero sí que revela que "es una mujer jubilada que para nada anda sobrada de dinero y que tiene a una hija a su cargo". "Si te paras a pensar en que a ella a lo mejor le puede hacer falta, puf", se emociona el propio Luis Miguel.

Para él, como para todos los hosteleros, se abre un periodo incierto que se inició el pasado viernes por la tarde. Horas antes de que ya fuera obligatorio cerrar todos los establecimientos que no fueran de primera necesidad, El Mito y la mayoría de los bares de La Albuera decidieron, tras mantener una reunión, bajar la persiana por responsabilidad de sus clientes. "Es el momento de que nos ayudemos unos a otros", concluye Luis Miguel.