¿Y yo qué me tomo?

Europa Press
-

Siempre bajo prescripción médica, los analgésicos y los antiinflamatorios tienen características específicas que conviene conocer

¿Y yo qué me tomo?

Cuando duele la cabeza, alguien se ha dado un golpe, hay molestias menstruales o en el oído o si hay fiebre se suele echar mano del ibuprofeno o bien del paracetamol pero, ¿sabe cuál está más indicado en cada caso? ¿Y cuáles son sus principales efectos secundarios?
Irene Suárez, farmacéutica de los Servicios Técnicos del Consejo General de Farmacéuticos, señala que ambos son medicamentos con un amplio uso en nuestro país si bien las dispensaciones de paracetamol triplican a las del ibuprofeno.

 

Ibuprofeno

Es un antiinflamatorio (disminuye la inflamación), analgésico (calma o reduce el dolor) y antipirético (baja la fiebre).

· ¿Para qué sirve? 
Se emplea en el tratamiento del dolor leve o moderado, en especial, cuando va acompañado de inflamación, como por ejemplo: golpes, esguinces, dolores musculares, dolores de articulaciones, migraña, dolor menstrual o para controlar la fiebre. Además, también se puede emplear en combinación con otros analgésicos para dolores más severos y con descongestivos, para los síntomas del resfriado.

· Contraindicaciones y efectos secundarios: 
Contraindicado en personas alérgicas y en aquellas que hayan experimentado crisis asmáticas después de haber usado este u otros medicamentos similares. Deben tener precaución aquellos pacientes con hipertensión arterial, antecedentes cardiovasculares, problemas gastrointestinales, insuficiencia renal o hepática y mujeres embarazadas o en período de lactancia. No obstante, son recomendaciones generales.

· Dosis recomendable: 
Se debe ajustar en función de la edad o del peso corporal y de las molestias del paciente, intentando utilizar siempre la mínima dosis que resulte efectiva para aliviar los síntomas y durante el periodo de tiempo lo más corto posible.
Las dosis utilizadas habitualmente son: adultos, de 400 a 600 mg cada seis u ocho horas, con un máximo de 2400 mg al día; adolescentes (12-18 años), de 400 a 600 mg cada seis/ocho horas, con un máximo de 1600 mg; niños (3 meses-11 años), 20-30 mg/kg/día repartidos en tres o cuatro tomas.

· Cómo tomarlo: 
Para evitar molestias de estómago, se recomienda tomar con alimentos. Conviene no exceder ni la dosis, ni la duración del tratamiento, ya que se incrementa el riesgo de sufrir efectos adversos a nivel del corazón, cerebro o molestias gastrointestinales. En el caso de tratamientos crónicos o períodos prolongados, el médico ajustará la dosis mínima que asegure el control del dolor.

· Uso en niños:
De forma general, puede emplearse en niños de más de tres meses y con peso superior a cinco kilos, si bien se aconseja consultar con el prospecto de cada medicamento para conocer la edad concreta a partir de la cual se puede emplear cada presentación. En población pediátrica la dosis recomendada dependerá del peso y de la edad del niño. 

 

Paracetamol

Es un medicamento con actividad analgésica, es decir, que calma o reduce el dolor y, también antipirética (disminuye la fiebre).    

· ¿Para qué sirve? 
Se toma para el tratamiento sintomático del dolor ocasional leve o moderado, como por ejemplo: dolor muscular, dental, dolor menstrual o de cabeza y en estados febriles. También se puede emplear en combinación con otros analgésicos para los casos de dolores más severos y con descongestivos o antialérgicos para aliviar síntomas del resfriado o de la alergia.

· Contraindicaciones y efectos secundarios: 
A diferencia del ibuprofeno, no presenta efectos adversos gastrointestinales tan significativos. Sin embargo, debido a su toxicidad hepática, está contraindicado en las personas que tengan una  insuficiencia hepática o hepatitis viral. Por el mismo motivo, no se recomienda usarlo con alcohol. Aunque en ningún caso es recomendable tomar fármacos con alcohol, en el caso del paracetamol es especialmente importante evitar esta combinación, ya que ambos podrían aumentaría la toxicidad y, por lo tanto, se incrementaria también el riesgo de sufrir daños en el hígado.
· Dosis recomendable: 
Al igual que en el principio activo anterior, la dosis de este se debe ajustar en función de la edad o peso corporal y de las molestias del paciente, intentando utilizar siempre la mínima dosis que resulte efectiva para aliviar los síntomas y durante el período de tiempo más corto posible.

· Cómo tomarlo: 
 El paracetamol se puede tomar independientemente de las comidas, ya que a diferencia del ibuprofeno, no irrita el estómago. De hecho, para el alivio rápido del dolor es recomendable tomarlo separado de las comidas, especialmente de aquellas que sean ricas en carbohidratos, ya que estos macronutrientes aumentan el tiempo que tarda en absorberse el paracetamol y tardaría más tiempo en hacer efecto.

· Uso en niños:
 A diferencia del ibuprofeno, el paracetamol puede administrarse a los menores desde que nacen. En lactantes y niños se utiliza la vía oral, principalmente en forma de jarabes o comprimidos bucodispersables, o bien la vía rectal en supositorios. La dosis diaria recomendada en niños de tres a 32 kilos es aproximadamente de 60 mg/kg/día, repartidas en cuatro o seis tomas por jornada.