El Gobierno prevé un récord de recaudación en 2019

EFE
-
La ministra de Economía, María Jesús Montero - Foto: Chema Moya

Pese al rechazo del proyecto presupuestario, el Ejecutivo confía en conseguir 218.249 millones gracias al crecimiento de la remuneración de los asalariados, que supondrá mayores ingresos por IRPF y aumentará el consumo

El Gobierno prevé recaudar este año 218.249 millones de euros, un 4,6% más que en 2018, lo que supondría marcar un máximo histórico en una situación de prórroga presupuestaria, es decir, incluso sin las nuevas medidas tributarias que se pretendían introducir en las cuentas de 2019.
Las previsiones incorporadas en la Actualización del Programa de Estabilidad 2019 remitido esta semana a Bruselas explican que este "positivo comportamiento de la recaudación" se apoya en el esperado crecimiento de la remuneración de los asalariados, que supondrá mayores ingresos por IRPF y mayor consumo.
En concreto, el Ejecutivo prevé recaudar este año 86.126 millones por IRPF, un 3,9% más, un avance inferior al que correspondería a la esperada evolución de los salarios debido, entre otros factores, a la exención de tributación de la prestación de maternidad.
Dentro de este impuesto, la estimación de retenciones sobre rendimientos del trabajo y actividades profesionales avanza un 5,7% y la de fondos de inversión, un 15,6%.
La recaudación prevista del impuesto de sociedades asciende a 26.063 millones, un 4,9% más, y la del IVA, a 73.712 millones, un 5% más.
La previsión de ingresos de los impuestos especiales se dispara un 9,3%, hasta los 22.440 millones, impulsada por el avance del 15,6% del impuesto de hidrocarburos (a 12.963 millones) después de que la inclusión del tramo autonómico del gravamen en la tarifa estatal, aprobada en las cuentas de 2018, haya supuesto una armonización al alza.
Aunque el rechazo del proyecto presupuestario de 2019 y la convocatoria de elecciones haya hecho decaer las medidas tributarias previstas, en este ejercicio impactan algunas medidas aprobadas con anterioridad.
Entre ellas figuran medidas incluidas en el presupuesto de 2018, como la reducción del IRPF para rentas bajas, la elevación del umbral de pago del gravamen especial sobre las loterías, la deducción por inversión en empresas de nueva creación o la bajada del IVA del cine.
También impacta la exención temporal del impuesto sobre la producción de energía eléctrica, la exención de tributación de las prestaciones de maternidad y paternidad o la reducción de retenciones para rendimientos de la propiedad intelectual.
La Actualización del Programa de Estabilidad también recoge las iniciativas puestas en marcha para analizar el la eficiencia del gasto público, como parte del proceso de revisión encargado a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).
En concreto, este año, se evaluarán 13 beneficios fiscales -de alquiler de vivienda, tributación conjunta, deducciones sociales, por donaciones o incentivos a la investigación y desarrollo-, gasto hospitalario, incentivos a la contratación e infraestructuras de transporte.