TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Civismo

28/04/2020

Parece que ha llegado la hora de acentuar el civismo y la responsabilidad individual. De nada valdrán las posibles medidas de desconfinamiento si cada cual no actúa como tiene que actuar. Ni este gobierno ni ninguno (ni siquiera la inmaculada Generalitat de Torra) puede poner un policía detrás de cada persona que salga a caminar, a hacer deporte o a dar un paseo con el niño. Los gobiernos dictan normas, marcan pautas, establecen obligaciones, aconsejan, pero seguirlas o no compete a nuestro fuero interno. Y no solo porque su incumplimiento pueda traernos sanciones, sino porque nuestro comportamiento afecta a todos y no únicamente a nosotros mismos. Hasta ahora, los españoles hemos superado con nota el duro, y largo, periodo de cuarentena y encierro en casa. Cierto que han existido excepciones, algunas muy llamativas, pero, en términos generales, la ciudadanía ha respondido bien. Se trata de continuar por esos derroteros, máxime cuando baja el número de fallecidos, hay menos afectados, se descongestionan las UCIS y aumentan los recuperados. Los expertos se muestran más optimistas, aunque siguen hablando de prudencia, de no relajarse ni de tirar la toalla. Ésta es la próxima batalla. Hay tantas ganas de acabar con la situación actual que existe el riesgo de correr demasiado y demasiado pronto. Ahí entran en juego el civismo, la responsabilidad, el sentido común y el pensar que nuestras acciones tienen también una vertiente colectiva, que repercuten en los demás. Y esto que tenemos que exigirnos individualmente hay que exigírselo también a todas las autoridades. Es deplorable contemplar el espectáculo indecente de no ponerse de acuerdo en nada entre gobiernos y oposiciones. Y hablo en plural porque quien gobierna en una región no adopta la misma postura que su partido a nivel nacional. Y al revés. Leo que España es el único país donde la oposición no solo no apoya al gobierno, sino que tira a degollarlo a la menor ocasión, incluso lanzándole muertos a la cara. Triste récord. ¿Alguien sabe lo que es la lealtad institucional?