scorecardresearch

El 4% de las asesinadas por sus parejas son menores de 21 años

Europa Press
-

El Consejo General del Poder Judicial avisa sobre la progresiva disminución de la edad de las víctimas de malos tratos y alerta que hasta 13 adolescentes han perdido la vida desde 2003

Solo una de cada cuatro agredidas denuncia a su atacante. - Foto: PABLO BLÁZQUEZ / SAVE THE CHILDREN

La violencia de género no entiende de edad ni de clase social y, como lacra que es para todos los países que registran sus trágicas cifras, dibuja una peligrosa evolución que ahora coloca en el punto de mira a mujeres cada vez más jóvenes. De hecho, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) afirma que las víctimas mortales de violencia machista con menos de 21 años representan en España un cuatro por ciento del total de las asesinadas desde 2003 (45). De ellas, 13 son menores.

Según un informe presentado ayer por este organismo, tomando los datos de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003, año en que se empezaron a contabilizar estos crímenes, el Observatorio se ha centrado en 45 de ellas, las que murieron con menos de 21 años, por pertenecer a uno de los grupos más vulnerables.

Así, desde hace 18 años, con la única excepción de 2015, todos los ejercicios se ha registrado al menos un asesinato machista en el que la víctima contaba con menos de 21 años, siendo el peor 2004, en el que fueron nueve las jóvenes que perdieron la vida a manos de sus parejas o exparejas.

Este grupo de 45 jóvenes suponen el 4 por ciento del total de las 1.113 mujeres asesinadas hasta octubre de 2021 como consecuencia de esta lacra y la medida de edad entre ellas es de 18,1 años, casi ocho años menos que la media de edad de los agresores, que se sitúa en los 25,9 años.

Por edades, el estudio indica que 11 de las 45 jóvenes asesinadas tenían 20 años; 13 contaban con 19; mientras que 8 de ellas tenían 18 años. Ya dentro de la minoría de edad, cuatro de las víctimas habían cumplido los 17 años; tres tenían 16 años; otras cuatro, tenían 15; mientras que dos no llegaban a esta edad. La más joven de las asesinadas que entra en las estadísticas tiene 13 años. La mató su novio, un hombre de 39 años, que después se suicidó, recuerda el documento.

En cuanto a los agresores, sus edades oscilan en su mayoría entre los 18 y los 30 años y, apunta el órgano del CGPJ, «en todos los casos» eran «mayores» que sus víctimas. En este sentido, señala que los autores de un tercio de los crímenes (33,9 por ciento) tenían hasta cinco  años más que las víctimas y en un 25 por ciento de los asesinatos eran entre 5 y 10 años mayores que ellas.

 

Huérfanos

El informe del observatorio también destaca que «solo una de cada cuatro víctimas», 11 de las 45, había presentado denuncia contra su agresor con anterioridad al crimen y una de cada cinco, 10 del total, eran madres. De hecho, como consecuencia de estos crímenes, 12 menores quedaron huérfanos, 10 de ellos también eran hijos de los agresores.

En este sentido, el estudio apunta que, aunque en ninguno de estos casos había existido el vínculo matrimonial, sí existía una relación afectiva con todas las víctimas. En el 33,3 por ciento de los casos, el asesino era el exnovio y en el 15,6 por ciento, su excompañero sentimental, precisa el Observatorio, que según explica, separa estos dos términos en relación a si ha habido o no convivencia.

Además, apunta que en cinco de cada 10 crímenes, la relación seguía vigente.