Maduro promete que «nada ni nadie» podrá perturbar la paz

SPC
-

El presidente garantiza que su Ejecutivo derrotará a una «minoría alocada» que pretende desestabilizar al país, mientras EEUU lanza nuevas sanciones contra funcionarios chavistas

Maduro promete que «nada ni nadie» podrá perturbar la paz - Foto: STRINGER

 

La amenaza de una detención del opositor Juan Guaidó ha traído estos días otra advertencia sobre el Ejecutivo de Nicolás Maduro, la de Estados Unidos con su aviso de que actuaría «en consecuencia» a lo que algunos tildaron de una «declaración de guerra» si se producía ese arresto. Pero el presidente ha optado -al menos por el momento- por no dar el paso que muchos esperaban y ayer aseguró que «nada ni nadie» podrá perturbar la paz de Venezuela y que su Gobierno derrotará a una «minoría alocada» que busca desestabilizar al país.
Mientras Guaidó convocaba el pasado martes a una «gran movilización» del antichavismo para el próximo sábado y aseguraba que «la lucha no ha hecho más que empezar», el mandatario hizo horas después otro llamamiento a los ciudadanos para que participen en lo que denominó como «marchas antiimperialistas», en una clara referencia a EEUU y al reconocimiento que la Casa Blanca ha hecho sobre el jefe de la Asamblea Nacional como «presidente encargado».
«Estamos del lado correcto de laHistoria, defendiendo la causa justa de la Historia, defendiendo a Venezuela», aseveró Maduro, que agregó que «hoy más que nunca hago un llamamiento a la defensa de la patria, de la integridad del territorio; a la unidad nacional».
Desde el lado contrario, las autoridades estadounidenses impusieron nuevas sanciones contra el Gobierno chavista, en un intento de aumentar la presión contra Maduro para que deje el poder, según afirmó el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.
Unas medidas que se vieron ratificadas a última hora de la tarde, cuando el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, reveló que el país revocará los visados a 77 venezolanos, entre ellos funcionarios del Ejecutivo y sus familiares.
Bolton ya había adelantado que la Administración Trump está «estudiando la posibilidad de nuevas sanciones, nuevas medidas para estrechar nuestro cerco económico sobre Maduro y negar a su régimen el dinero que necesitan para mantenerse en el cargo», por lo que no se descarta que en las próximas horas o días se anuncien más multas sobre el Gabinete de Caracas.
El principal enviado de Washington para Venezuela, Elliott Abrams, afirmó, por su parte, que es «extremadamente difícil» ver un «papel positivo» para el presidente caribeño en la construcción de una «Venezuela democrática». 
«Tuvo la oportunidad de hacerlo, pero no lo hizo», señaló al respecto, si bien sostuvo que, en última instancia, es decisión «de los venezolanos» decidir «el futuro papel» de Maduro.
Asimismo, subrayó que la imposición de sanciones secundarias contra ciudadanos o entidades no estadounidenses vinculadas al Ejecutivo del líder bolivariano es «claramente una posibilidad», aunque matizó que, por el momento, no hay ninguna decisión al respecto.