Segovia en sus manos, la foto de arranque de campaña

D. A.
-
De izquierda a derecha: Clara Luquero (PSOE), Pablo Pérez (PP), GuillermoSan Juan (Podemos-Equo), Esther Núñez (Vox),Cosme Aranguren (Centrados), Noemí Otero (Ciudadanos) y Ángel Galindo (IU). - Foto: Rosa Blanco

Los siete principales candidatos a la Alcaldía de Segovia se prestaron a una foto de inicio de campaña que, en su 'make off' (si se permite aplicar tal expresión al caso), dio pie a curiosos corrillos y alguna lectura política

La predisposición de los candidatos a participar en las iniciativas que propone la prensa para informar de la campaña es notable.Con algún matiz o excepción, pero notable, como cabe esperar. Aunque reunir a los siete principales para algo tan sencillo como hacer las fotos que acompañan estas líneas puede tener su aquel. Al final, después de 18 conversaciones telefónicas con unos y otros, aparte de mensajes, la cita se cerraba para este pasado miércoles a las 19.15 horas en la Plaza Mayor. Frente al Ayuntamiento que tres de ellos ya frecuentan -Clara Luquero (PSOE), Cosme Aranguren (Centrados) y Ángel Galindo (IU)- y que los otros cuatro -Pablo Pérez (PP), Noemí Otero (Cs), Guillermo San Juan (Podemos-Equo) y Esther Núñez (Vox)- anhelan incorporar a su rutina cuando se constituyan las nuevas corporaciones semanas después de las elecciones del próximo 26 de mayo.
A las 19.05 llegaba ya Noemí Otero acompañada por su responsable de comunicación. Tres minutos después, Esther Nuñez con su marido y portavoz de Vox, Nazario Merino. A las 19.10, Ángel Galindo, y apenas un minuto después, Guillermo San Juan; los dos solos. Dentro de los clásicos cinco minutos de cortesía aparecieron los que faltaban, primero Cosme Aranguren (al que también le esperaba ya su responsable de prensa) y al momento, prácticamente a la vez, Pablo Pérez y Clara Luquero; él con José Luis Huertas, concejal en este mandato y número 4 en la lista para el próximo, y ella con Jesús García Zamora, portavoz actual y número 2, así como con su responsable de comunicación.
Para entonces, Esther Núñez ya se había arrimado al corrillo formado por los demás candidatos, después de unos minutos en los que se mantuvo a unos metros junto con Merino, hasta que éste atendió su teléfono móvil. Entre los saludos protocolarios de los miembros de Vox faltaron algunos, por ejemplo con quienes representan las posiciones más alejadas en el tablero electoral, IU y Podemos, ¿casualidad? En cualquier caso, por supuesto que el respeto fue absoluto.
Las posiciones que ocuparon en la foto sí que no tienen nada que ver con las del tablero electoral.Fue la fotógrafa quien repartió los folios, cada uno con una letra impresa de Segovia.Repartió al azar, aunque a Merino no le convenció la que recogió en principio para Núñez. «A mí dame otra», relata la fotógrafa que le dijo, aunque no recuerda cuál era esa primera letra. «Toma la que quieras», y con la O se quedó. Justo la del centro y al lado del candidato de Podemos, que tómo la G después de Vox y pareció quedarse pensando durante unos segundos. «¿Es que quieres otra?», le dijo la fotógrafa. «No, no, así está». Y así quedó el tema para una foto que, durante los preparativos, despertó la curiosidad de una pareja de mediana edad que se acercó a preguntar si esto tenía que ver con una boda. «No, no, son políticos, candidatos a las elecciones de Segovia», les aclaró el responsable de prensa de Luquero. En su descargo, decir que eran extranjeros aunque acertaran a preguntar en un apurado español.
A las 19.30 horas ya estaba hecha la foto y con Ángel Galindo a la derecha de todos, sin rechistar por eso ni por una reunión que tuvo que cancelar para adaptarse a un cambio de hora que tocó ‘negociar’ el martes por problemas de agenda del PP. 
Después de que la fotógrafa diera el OK, la candidata y el portavoz de Vox fueron los primeros en desfilar, pero el resto aún se quedó unos minutos. Aranguren se fue también pronto de todos modos, a las 19.35; Noemí Otero, a las 19.40; y los demás aún alargaron las conversaciones hasta las 19.50; bromas sobre postpactos electorales, preocupaciones comunes sobre la mayor o menor capacidad para conectar con la ciudadanía... Conversaciones para destensar las horas previas y compartir así una pequeña pausa entre discursos. Aunque en realidad hace días que nadie va sobrado de tiempo: «Seguimos preparándonos con los medios que tenemos, que son los justos, somos un partido que estamos empezando y nos cuesta, pero en general bien, contentos y con muchas ganas», señalaba Esther Nuñez a El Día poco antes de irse. 
«La verdad es que casi no nos da tiempo a ir de unos sitios a otros, pero bueno, el objetivo es estar cerca de la gente y escuchar a todos, aunque el diagnóstico ya está claro: Segovia necesita cambio», dijo Otero, que de esta forma colocaba algo de discurso en su respuesta a la pregunta (común para todos) «qué tal lleva los preparativos de campaña». 
¿Y Aranguren? «Yo bien, soy muy tranquilo para estas cosas y lo llevo bastante bien. Llevamos cuatro años preparándonos para esto, así que sólo faltaba no tener todo listo aún», bromeó. Todo en orden también en IU: «Ya tenemos listo todo el material de trípticos y demás, también el periódico que hacemos, y con mucha ilusión porque creemos que podemos tener buenos resultados».
«Ahora nos toca despertar en los segovianos la ilusión que nosotros tenemos en nuestro proyecto», destacó Pablo Pérez. San Juan, «con los aspectos básicos de la campaña definidos, pero con un punto abierto a la improvisación».Y Luquero, aparte de con la voz quebrada por un catarro, «gobernando la ciudad, que es lo primero, y sumando las horas de trabajo que hagan falta para la campaña». Con dos intensas semanas por delante para ver quién se mantiene en la foto tras el 26-M y cómo queda entonces ya no precisamente el reparto de folios, pura anécdota, sino el reparto del poder político de la ciudad.