El diablillo del Acueducto ya genera negocio

D. A.
-

Una firma segoviana comercializa galletas con la imagen de la escultura. Ha distribuido una partida inicial de 500 cajas en tres semanas y ya prepara más

David de Andrés, de Chuchilandia, muestra una galleta de Diablillos de Segovia. - Foto: Rosa Blanco

Era cuestión de tiempo que alguna empresa aprovechara el tirón de la controvertida escultura del diablillo del Acueducto y ahí ha estado una firma segoviana, Bollería J Sánchez e Hijos, que ya ha colocado galletas con su imagen en «25 o 30» puntos de venta de la ciudad. Encargó una partida inicial de 500 cajas de 350 gramos que se están vendiendo a un precio en torno a 4,75 euros, las puso en el mercado hace apenas tres semanas y ya cuenta con pedir más a su fabricante, una compañía soriana, Dulces Típicos El Beato, con la que ha desarrollado el proceso de diseño y creación del producto.
Javier Sánchez, gerente de la citada bollería segoviana, y Carlos París, propietario de la fábrica soriana, se muestran satisfechos por el impacto comercial de su iniciativa. «La idea fue un poco de los dos, hablábamos de poner en el mercado nuevos productos turísticos y justo estaba en televisión la polémica del diablillo», relata Sánchez a El Día. «Salió la noticia y se nos encendió la luz», prosigue París. Y apenas tres meses después han sacado tres referencias de galletas: Cochinillos Segovianos (de nata), Piedras del Acueducto (de almendra) y Diablillos de Segovia (de chocolate), ya con patentes registradas y comercialización exclusiva de Bollería J. Sánchez. 
«Los diablillos pueden ser de alguna forma conmemorativos de esa polémica, pero en plan gracioso, y creo que están gustando», continúa París. Polémica que tuvo en su momento un enorme impacto internacional y que sigue latente en el ámbito judicial, ya que quienes iniciaron la campaña contra el diablillo, organizados desde poco después como Asociación San Miguel y San Frutos, apuntaron en enero, tras el rechazo de la petición de suspensión cautelar de su instalación, que recurrirían en busca de una resolución judicial donde ya se analicen sus argumentos en profundidad.
¿Y qué piensan en el Ayuntamiento de la iniciativa repostera que ha aprovechado el tirón mediático? «Por nuestra parte encantados», responde la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos. «Por un lado, esto no deja de ser un canal más de promoción de la ciudad, y por otro, es una aplicación del patrimonio que nos encanta. Igual que una marca de joyería se inspira en temas tan segovianos como el esgrafiado o el mismo Acueducto para sus productos, esto viene a ser lo mismo y nos beneficia a todos».
De ello da fe también David de Andrés, de Chuchilandia, quien destaca que los diablillos «están teniendo buena aceptación». Los vende tanto en su tienda de la avenida del Acueducto como por internet. Y de momento, sin polémicas dulces ni amargas por ello.