Un preso de la cárcel de Segovia agrede a tres funcionarios

DS
-
Intento de fuga 'de película' en Perogordo

CSIF lamenta "la falta de medios personales y materiales" que arrastra el centro.

En la tarde del viernes 17 de mayo, un interno del Centro Penitenciario de Segovia agredió a tres funcionarios sobre las 13,00 horas cuando se estaba procediendo al reparto de la comida. Los dos trabajadores que se encontraban de servicio en ese departamento, al intentar sacar del comedor al interno que estaba provocando un grave desorden, fueron golpeados por el preso. Un tercer funcionario que acudió en su ayuda al intentar reducirlo también resultó herido. Los trabajadores tuvieron que ser trasladados al hospital para evaluar la gravedad de las lesiones y fueron diagnosticados de varios politraumatismos, uno de ellos con contusiones en pierna y rodilla, otro en dedos y mano y el último en costado y el codo.

El agresor, que lleva poco más de un mes en el centro de Segovia, ha protagonizado varios incidentes, con agresiones a otros presos, inundación de su propia celda y se le incautó un 'pincho' carcelario de fabricación casera. Su historial es el de un interno muy conflictivo y peligroso que ha pasado de primer a segundo grado, cuando se le trasladó a Segovia, con más de cincuenta faltas graves o muy graves y con una docena de agresiones a otros internos en otros centros.

"Ante su demostrada inadaptación al medio, esta situación se venía venir y finalmente ha dado el paso de la agresión a funcionarios, como al parecer ya había advertido hace unos días, amenazando con llevarse por delante a algún trabajador penitenciario", lamenta CSIF, que continúa llamando la atención sobre "la falta de medios personales y materiales, con más de 50 plazas vacantes". "Y demandamos el inmediato traslado del citado interno para evitar nuevos altercados", añade.

El sindicato solicitó el día 2 de abril a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que, ante la próxima distribución de los 832 funcionarios en prácticas del cuerpo de ayudantes de la última promoción de 2018, se dotara al Centro Penitenciario de Segovia de un número suficiente de esos funcionarios para poder atender convenientemente y con las garantías mínimas de seguridad a la población reclusa. "Pues bien, un día antes de que se produjera esta nueva agresión, la Secretaría General comunicaba la distribución de los funcionarios en prácticas, no asignando ninguno al Centro Penitenciario de Segovia. Situación que ha caído como un jarro de agua fría entre los trabajadores por el déficit de personal que tendremos cara a los próximos meses de verano y la inseguridad que esta situación puede provocar", revela el sindicato.

Ante lo que consideran una gravísima falta de personal, han solicitado a la dirección del centro el cierre de algún departamento de la prisión para que con los medios humanos de que dispone actualmente no se vea mermada la seguridad y se ponga en riesgo la integridad de internos y funcionarios. Consideramos de máxima urgencia que la administración penitenciaria desbloquee de una vez por todas el conflicto que se vive en prisiones y dé soluciones a la falta de personal, el envejecimiento de las plantillas, la falta de medios y protocolos para poder atender situaciones de conflicto como la ocurrida con esta última agresión", concluyen.