La temperatura media en Segovia aumentará 3º antes de 2050

Nacho Sáez
-
La temperatura media en Segovia aumentará 3º antes de 2050 - Foto: Diego de Miguel

Los termómetros han subido más de un grado desde 1901 y la tendencia se acentuará si no se reduce el actual nivel de emisiones, según un estudio elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad.

El invierno que acabamos de despedir ha sido uno de los más atípicos que se recuerdan. Apenas se han producido nevadas copiosas, tampoco ha llovido lo necesario para satisfacer a los agricultores y las temperaturas se han parecido más a las de un mes de mayo que a las que estamos acostumbrados los segovianos en esta época. Restaurantes, bares y comercios, especialmente, se han beneficiado y la población ha tenido la oportunidad de disfrutar de actividades tradicionalmente vetadas en estos meses, como los almuerzos en las terrazas o escapadas a la playa
El buen tiempo es sinónimo de alegría y bienestar, tal y como dejan traslucir las conversaciones en la calle, pero ya reconocemos también que este clima inusual es un síntoma preocupante de un mal que acecha.  En la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático ‘Change the change’, celebrada recientemente en San Sebastián, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el economista Nicholas Stern, presidente del Instituto de Investigación Grantham sobre Cambio Climático y Medio Ambiente, advirtieron sin ambages de que hay que «acelerar» las actuaciones para hacer frente al cambio climático, «porque estamos en una carrera contrarreloj». 
«Las grandes instituciones financieras deberían decir dónde están canalizando sus fondos desde el punto de vista del riesgo climático, en tecnologías antiguas y peligrosas o en nuevas tecnologías. Todos deberíamos ser capaces de saber eso, no sólo desde el punto de vista jurídico, sino político, para ir más rápido», reflexionó el propio Stern, quien recordó que en Reino Unido anualmente mueren «más de 30.000 personas por contaminación atmosférica, más del 20 por ciento de las que lo hacen por accidentes de tráfico, y no hay un clamor público al respecto». Ahora, el Observatorio de la Sostenibilidad ha presentado un estudio que analiza la evolución de las temperaturas medias en 52 ciudades españolas (las capitales de provincia y las ciudades autónomas), que confirma que aquellas han aumentado en casi todas desde que existen datos comparables al respecto.
 «La percepción de la población de que estamos en un entorno cada vez más cálido y afectado por el cambio climático es real», subraya la investigación de esta organización formada por analistas de información ambiental, económica y social. Una de las conclusiones alcanzadas es que las ciudades –en las que vive más de la mitad de la población– han experimentado un aumento de la temperatura en los últimos treinta años cifrado en un grado centígrado (de 15,10 a ha pasado a16,06). Entre las que más han acusado esta tendencia figuran Barcelona (1,89), Ávila (1,84), Murcia (1,82), Cuenca (1,77),  Teruel (1,74),  Granada (1,52), Castellón (1,45), Málaga (1,31), Albacete (1,26) y Lleida (1,22).
La responsabilidad reside en el cambio climático y la isla de calor, un efecto común en las zonas urbanas, donde los edificios y el asfalto desprenden de noche el calor acumulado durante el día. En Segovia ha propiciado un aumento de las temperaturas que el Observatorio de la Sostenibilidad sitúa en 0,78 grados centígrados, tras comparar los registros medios del periodo 1988-1992 y los equivalentes del intervalo entre 2004 y 2018.
Nuestra ciudad figura en el puesto 32 en el ranking que ha elaborado, que señala a Melilla (0,25), Salamanca-Matacán (0,25), León-Virgen del Camino (0,34), Valladolid-Villanubla (0,43), Cáceres (0,44), Almería-Aeropuerto (0,45), San Sebastián-Igueldo (0,53), A Coruña (0,54), Cádiz (0,63) y Huelva-Ronda Este (0,64) como las diez capitales en las que menos se ha incrementado la temperatura. En Segovia, la media entre 1988 y 1992 fue de 12,33 grados, mientras que entre 2014 y 2018 de 13,11.
«Son unos periodos de análisis un poco cortos», señala el director de Meteosegovia.es, Adrián Escobar, que en su web tiene publicado un análisis similar pero desde 1901 (ver gráfico de la parte superior de estas páginas). Todos los datos son oficiales y fueron recogidos de la estación de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Segovia a partir de cuatro series climáticas (1901-1970, 1971-2000, 1988-2010 y 2006-2015) y por meses. «Observamos cómo la temperatura media desde 1901 a 2015 ascendió en la ciudad de Segovia desde 11,5Cº a 12,8Cº; un incremento de 1,3Cº en 114 años», concluye Escobar.
En su análisis también compara las variaciones en las diferentes estaciones. En invierno, ha aumentado dos grados en diciembre, 1,6 en enero y 1,4 en febrero; en primavera, 0,5 en marzo, 1,1 en abril y 1,5 en mayo; en verano, un grado tanto en junio como julio y 0,8 en agosto; y en otoño, 1,2 en septiembre, 2,1 en octubre y 1,6 en noviembre. «Observando los datos vemos inviernos menos fríos en general, asevera el director de Meteosegovia.es. «Pero esto no quita para que las olas de frío puedan llegar a ser intensas y batir récords de temperaturas como ha venido sucediendo hasta el momento. Las primaveras son cada vez más cálidas debido a que en los últimos años las altas temperaturas se han adelantado al verano; en los veranos, a pesar de las últimas grandes olas de calor, no notamos un especial incremento con respecto a otras épocas del año de la temperatura media; y en cuanto al otoño, también observamos un aumento de la temperatura considerable, sobre todo porque los calores del verano se extienden hasta bien entrado el mes de octubre», añade.
Este escenario general de cambio va a tener continuidad en los próximos lustros si los países no reducen las emisiones. Así lo cree el Observatorio de la Sostenibilidad, que en su estudio incluye una estimación del incremento de temperaturas que habrán registrado las capitales de provincia en 2050. En este caso, Segovia figura como una de las más afectadas: se la calcula un aumento de tres grados. Este mapa ha sido elaborado a partir de datos de la web científica ‘The Revelator’ y calculados a partir del modelo CCSM4 en el escenario 8.5, que representa una situación en la que las emisiones no se reducen significativamente. 
El mayor incremento se produciría en Toledo (3,2), Ávila (3,1), Cuenca (3,1) y Madrid (3,1) y un grupo de ocho ciudades entre las que se encontraría Segovia. «Respecto a la lluvia, sólo las Canarias occidentales, la Comunidad Valenciana y Navarra experimentarán incrementos positivos en la precipitación media anual. Muy moderados y probablemente de distribución mucho más irrregular en el tiempo, por lo que los fenómenos de inundaciones asociados a gota fría se harán más intensos y frecuentes. En el resto del territorio, la reducción de la precipitación será la tónica general, que se hará muy grave en el cuadrante noroeste», remacha el informe del Observatorio de la Sostenibilidad.
Descarbonizar todos los nichos de la economía es uno de los retos que plantean los expertos para frenar este problema que amenaza acabar con el mundo tal y como hoy lo conocemos.