El hambre de Bottas irrumpe en el impredecible Bakú

EFE
-
El hambre de Bottas irrumpe en el impredecible Bakú

El finlandés espera hacer podio en el circuito que el año pasado le vio abandonar por un pinchazo

En un Gran Premio impredecible, con tres ganadores en las tres ediciones disputadas, irrumpe el hambre del finlandés Valtteri Bottas, a quien el pasado año negó la gloria un inoportuno pinchazo, postergando su primer triunfo en la Fórmula Uno.
El piloto de Mercedes, campeón de la prueba inaugural de la temporada en Australia, regresa a Azerbaiyán acomodado en la segunda plaza de la clasificación general de pilotos, con apenas 6 puntos que le separan de su compañero y defensor del título, el británico Lewis Hamilton, triunfador en 2018 en el circuito urbano de Bakú merced al infortunio de Bottas.
La cuarta prueba del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno reabrirá la lucha que ambos mantienen por el liderato, en posesión de Hamilton por un estrecho margen. El inglés ganó en Baréin y en China y aspira a extender su racha en este Gran Premio.
Pero pese al favoritismo de las flechas plateadas, el pronóstico en Bakú se vuelve incierto. Las tres carreras celebradas han tenido distintos ganadores: el alemán Nico Rosberg, en 2016; el australiano Daniel Ricciardo, con una memorable remontada desde la décima posición, en 2017; y Lewis Hamilton el año pasado.
Sin rivales en el arranque de la temporada, superados los Ferrari en las tres carreras precedentes, en Mercedes confían en mantener su jerarquía, sea quien sea su piloto ganador, pese a las novedades que presentará la fábrica italiana para evitar que Bottas y Hamilton vuelvan a repartirse la primera y segunda plazas.

 

La obligación de Ferrari

Con 57 puntos menos que su gran rival por el Mundial de constructores, la emblemática marca italiana se exige una reacción. Una primera evolución del SF90 del joven monegasco Charles Leclerc y del alemán Sebastian Vettel aparecerá ya en Bakú aunque por el momento se desconoce qué será.
Por su parte, el español Carlos Sainz (McLaren Renault) tiene una oportunidad de romper con su mala suerte. El madrileño mantiene su casillero a 0 ya que no terminó las carreras de Australia y Baréin y fue decimocuarto en China.
"Ya vendrá", apuntó optimista en Shanghái. Sainz está satisfecho con el trabajo de su nuevo equipo. Tiene "paciencia" y sigue "confiando" en sí mismo mientras espera su primer buen resultado del año.