Coronavirus: análisis del Centro Nacional de la Gripe

DS
-

Escriben Iván Sanz, responsable científico y de vigilancia del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, y su director, José María Eiros

Coronavirus: el análisis del Centro Nacional de la Gripe

Los coronavirus, siempre presentes

Desde el grupo Promecal se nos invita a establecer una reflexión acerca de la vigente actualidad de los Coronavirus, desde nuestra actividad profesional dedicada al diagnóstico de infecciones respiratorias humanas en uno de los tres centros nacionales de la Gripe que existen en España.

Si bien el origen de los Coronavirus está ligado a ecosistemas animales, se comportan como agentes zoonóticos que pueden “saltar” al ser humano y progresar en nuestra especie. Su actividad  una distribución mundial, ocasionan hasta la tercera parte de las infecciones respiratorias agudas comunitarias,  predominando a final del otoño, en el invierno y comienzo de la primavera.

Aunque estábamos acostumbrados a identificar dos coronavirus alfa (HCoV-229E y HCoV-NL63) y dos coronavirus beta (HCoV-HKU1, HCoV-OC43) nos sorprendió en 2002 un brote originario del sur de China por un quinto coronavirus que ocasionó el SARS (“ síndrome agudo respiratorio severo o grave”), del que se registraron algo más de ocho mil casos, con una tasa de letalidad cercana al 10%.

Este virus al parecer se transmitió al hombre desde el murciélago herradura, a través de animales intermediarios como las civetas  y con posterioridad mediante la vía respiratoria de persona a persona. En 2012 se identificó en Arabia Saudita el Síndrome Respiratorio por Coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV),  el sexto cronológicamente identificado.  Este virus se mantiene activo en distintos países y ocasiona un cuadro febril con tos e insuficiencia respiratoria, con una mortalidad cercana al 35%. A ellos cabe añadir el nuevo coronavirus causante del brote de Wuhan, en China, durante el año 2019-2020.

Los diferentes tipos de coronavirus humanos utilizan receptores distintos para penetrar en el interior de las células. El cuadro clínico más leve es el  resfriado común y las manifestaciones clínicas no permiten diferenciar el agente causal. La infección por coronavirus puede causar afectación de  vías respiratorias  altas y bajas  así como neumonía. 

Los coronavirus también tienen mucho interés veterinario puesto que causan diferentes infecciones en animales, que afectan sobre todo al sistema respiratorio y gastroenteritis.

Dado lo reciente del brote del nuevo coronavirus de Wuhan, la información científica es limitada, pero fluye con notable rapidez gracias al esfuerzo de la comunidad internacional. En escasas semanas se conoce la estructura genética del virus, que puede ser consultada a través de algunas bases de datos genéticas como GISAID, que es específica para virus de gripe, pero en la que se ha abierto un hueco este nuevo coronavirus. Las técnicas de secuenciación que se han realizado para conocer este nuevo virus han mostrado que está altamente emparentado con un  betacoronavirus  procedente de murciélagos similar al que causó el SARS. Este hecho nos induce a pensar que este nuevo virus no lleva  tiempo circulando en la especie humana y se ha detectado muy tempranamente. 

Se notifican desde diciembre pasado, fundamentalmente en China, algunas decenas de miles de casos de infectados y centenares de fallecidos, con una letalidad próxima al 2% y  en su mayoría personas con patologías previas o mayores de 65 años.  Se ha extendido a una treintena de países del resto de continentes del Mundo, incluidos varios países europeos. Algunas páginas ofrecen información a tiempo real sobre el brote, mostrando datos sobre el número de afectados, muertos y recuperados, así como mapas donde se pueden ver con todo detalle la localización de los mismos. 

La Organización Mundial de la Salud, por su parte, ha puesto a disposición pública varias páginas web con información sobre el brote, tanto para la población general como para los profesionales sanitarios. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, también ha diseñado un protocolo de actuación a seguir en caso de detectar un caso sospechoso que pueda estar causado por este nuevo coronavirus

Tras la declaración de este brote del nuevo coronavirus 2019-nCoV como Emergencia Sanitaria Internacional el pasado 30 de enero de 2020, la OMS ha decretado una serie de medidas que deben ser llevadas a cabo para evitar que siga propagándose esta enfermedad. Una de ellas, que nos compete, es dotar y reforzar a las instituciones sanitarias de capacidad diagnóstica para este virus, para lo que ha propuesto que los Centros Nacionales de Gripe, como en el que trabajamos, deban ser parte activa de este diagnóstico actuando como laboratorios referencia que puedan complementar y apoyar la actividad de aquellos laboratorios que actúan ya de este modo.

Nuestra labor de servicio público en el diagnóstico virológico se enmarca dentro de lo recomendado por este Organismo Internacional y se desarrolla en consonancia con las directrices emitidas por las autoridades de Salud Pública Autonómicas y Nacionales.


Iván Sanz y José María Eiros
Centro Nacional de la Gripe de Valladolid