Siete meses, dos elecciones y muy pocos avances

David Alonso
-

Las plataformas que luchan contra la despoblación enCastilla y León reconocen que el único triunfo desde la histórica manifestación de Colón ha sido trasladar a la calle un debate que «antes ni existía»

Imagen de la manifestación celebrada el pasado 31 de marzo en la plaza de Colón de Madrid para luchar contra la despoblación. - Foto: Ical

Un grito en medio del tormentoso océano de la crisis catalana, el reproche continuado y la perpetuación electoral. Un clamor a los cuatros vientos exigiendo a la sociedad una mirada rápida al lugar en que todos tenemos las raíces. El 31 de marzo cerca de 100.000 personas desafiaron al frío y lluvia que arreciaba en la Plaza de Colón de Madrid para reclamar, no ya una solución, sino un instante de atención de los poderes públicos y sociales al drama demográfico que esta vaciando pueblos, provincias y comunidades. Hoy, siete meses y dos elecciones, casi tres después, las buenas palabras surgidas tras el remover de conciencia provocado por las cerca de 80 plataformas y asociaciones populares, de las que una buena parte llegaron desde Castilla y León, se han quedado en eso, en buenas palabras. A las puertas de los terceros comicios generales en tres años, algunos de estos movimientos ciudadanos lamentan el manoseo del término «luchar contra la despoblación» efectuado por los políticos.
Dos de las plataformas presentes en Colón el 31 de marzo más representativas de la Comunidad, Soria YA! y Zamora 10, reconocen a este periódico la sensación agridulce existente desde aquel día histórico para la España vaciada. Por una parte, celebran que, por fin, el debate demográfico ha llegado al tablero nacional y con ello, han conseguido poner voz a un porcentaje de población de este país que representan más de 100 escaños en el Congreso. Por el otro, lamentan  el reguero de promesas lanzadas e incumplidas por los líderes políticos en estos meses, por la «distracción y frustración que provocan».
«El 31 de marzo se consiguieron varias cosas, la primera fue visibilizar el problema y ponerlo en la agenda política», reconoce Enrique Muñoz, portavoz de Soria YA!, que lamenta que, a pesar de esto «no se ha hecho nada». «Lo que nos toca a nosotros, aquí en Castilla y León, se lo han tomado de aquella manera, porque hemos visto que la nueva Junta no ha creado una viceconsejería de reto demográfico», apunta. En términos similares se expresa Francisco Prieto, gerente de Zamora 10, que celebra que «hemos avanzado de forma conceptual, ya que antes era un debate que no existía y ahora sí». Otro punto en el que coinciden ambas organizaciones es en las críticas al uso electoralista del término ‘despoblación’. «De cara al 10-N se va a utilizar la despoblación, y no es positivo porque antes de las elecciones ya habíamos conseguido que el debate estuviera», apunta Prieto, que reconoce que «se prometen muchas cosas que no se hacen y se distrae a la gente». Calcando casi el mensaje, Muñoz  añade que «es malo porque no toman medidas concretas y es un desgaste para la gente, nos prometen cosas vacías». Además, critica que las grandes formaciones políticas «simplifican el problema territorial de nuestro país a Cataluña y se olvidan de la España vaciada».
Sin embargo, como todo movimiento popular, las luchas de egos también han enraizado entre las plataformas a nivel nacional, más si cabe desde el salto a la política de Teruel Existe, el principal exponente del movimiento. «Hay problemas de egos y rencillas entre las 100 plataformas, y no creo que se vuelva a repetir una manifestación como la de Colón», concluye Prieto. 
Con estos mimbres, los dos representantes de las plataformas insisten en que su objetivo es que «las promesas no se queden en eso» y conseguir que «no nos abandonen».