El PP recoge firmas en Segovia contra la ley Celaá

DS
-

Los populares critican que la nueva ley de Educación es "un atentado contra nuestra Constitución y contra nuestras libertades".

El PP recoge firmas en Segovia contra la ley Celaá

Para el Partido Popular de Segovia la desaparición del castellano como lengua vehicular, el golpe a la libertad de elección educativa, a la concertada y a la especial, lleva el sello de Pedro Sánchez y el PSOE. Según ha dicho hoy su presidenta, Paloma Sanz, “con la ley que se ha aprobado con la mayoría Frankenstein, la ministra Celaá pasa a la historia por cargarse las bases que todavía quedaban en pie en la educación en nuestro país”.

La presidenta del PP y senadora, acompañada por el secretario provincial y presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, el coordinador del PP y delegado territorial de la Junta, José Mazarías, el director provincial de Educación, Diego del Pozo, el diputado, Jesús Postigo, los senadores, Pablo Pérez y Juan José Sanz Vitorio y la procuradora, María Ángeles García, y el secretario de Educación y Deportes del PP de Segovia, Daniel Sacristán, ha mantenido una reunión con representantes de los centros concertados de la provincia de Segovia (Cooperativa Alcázar, Claret, Concepcionistas y Maristas) y con la Federación Diego de Covarrubias.

Según les ha explicado Sanz “iremos hasta donde haga falta por defender la libertad”. En esta línea, el PP ha iniciado una recogida de firmas contra esta ley y tiene previsto presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional. "Iremos a donde haga falta para defender la libertad educativa”, ha señalado la presidenta del PP de Segovia. "Lo primero que haremos cuando lleguemos a La Moncloa será derogarla. Ningún derecho fundamental puede ser moneda de cambio para los Presupuestos Generales del Estado”, ha añadido.

Los populares aún confían en que la ley sea frenada en el Senado. “Es increíble que una persona que ha disfrutado de la libertad para elegir el centro educativo al que quería llevar a sus hijas, me refiero a la ministra Celaá, ahora no permita que el resto de españoles puedan tener ese derecho. Esta Ley es un atentado contra nuestra Constitución y contra nuestras libertades pues es la primera vez que en democracia se excluye el español como lengua vehicular en las escuelas, el idioma que hablan más de 500 millones de personas en el mundo, y también es la primera vez en la historia democrática que se aprueba una ley de este calado sin la participación de la comunidad educativa y sin buscar el consenso político”, ha concluido Sanz.