El cuellarano que ya tiene las seis 'majors'

Cristina Sancho
-
El cuellarano que ya tiene las seis 'majors'

Tras participar en la de Boston, José Criado puede decir que ha completado las principales maratones del mundo, un reto que inició en 2014

El ser humano se suele crecer ante los retos y las adversidades. Así ha ocurrido con un cuellarano que hace unos días ha completado las seis carreras que componen las World Marathon Majors, una competición internacional de atletismo creada en 2006 y que agrupa a las principales maratones del mundo: Nueva York, Boston, Chicago, Berlín, Londres y Tokio. José Criado Senovilla ha cerrado el círculo en Boston y como en todas las anteriores ha presumido de su localidad natal, que le ha acompañado en cada prueba a través de un pañuelo rojo. 
Criado se dedica a la dirección de la Fundación para el Fomento del Desarrollo y la Integración, una ONG que es referente en el ámbito del voluntariado corporativo de las principales empresas del país, con proyectos en España, Brasil y México. Buscar el reto de las World Marathon Majors surgió, según explica, de una iniciativa de Iberdrola, empresa con la que tiene una estrecha relación. «Me pusieron en bandeja la oportunidad de competir en el mejor circuito de maratones del mundo junto con otros compañeros del mismo grupo, denominado Iberdrola Green Runners». 
Cuando comenzó con la primera prueba, la de Nueva York en el año 2014 su objetivo se centraba en poder acabar una competición tan exigente, ya que su experiencia en el mundo del running era bastante escasa. «Aunque fui lesionado, conseguí terminarla y ya solo tenía en mente la siguiente para ir tachando pruebas del circuito», cuenta. De este modo, año tras año, ha logrado hacer todas: Berlín en 2015, Chicago en 2016, Londres en 2017, Tokio en 2018 y ahora Boston en 2019. «El sentimiento de acabar las seis Majors es indescriptible», relata. Tanto fue así que el día antes de correr la última prueba comprobó que menos de 200 españoles tenían esa medalla. Ver que él lo tenía al alcance de la mano lo describe como algo mágico. 
Realizar un reto de estas características es duro y más si son seis carreras. Para conseguir completar el circuito ha realizado muchas horas de entrenamiento, muchos kilómetros y un gran sacrificio personal para realizar más de 5.000 kilómetros de preparación en condiciones de frío, calor o lluvia, tanto a primera hora del día como a última, para aclimatarse del mejor modo posible a las características de las distintas pruebas. Precisamente en Boston la mañana amaneció con diluvio el día de la prueba, después hizo calor con mucha humedad y después volvió a diluviar a apenas tres millas de la meta. Criado acabó superando las inclemencias meteorológicas para completar la maratón en cuatro horas, ocho minutos y dieciséis segundos. No ha sido su mejor tiempo, ya que en Tokio y Londres consiguió un tiempo de tres horas y 45 minutos. Las carreras que más le han costado, mientras, fueron las de Nueva York y la de Boston. La primera la realizo lesionado y la última porque tuvo problemas en la segunda parte del recorrido, lo que le hizo bajar el ritmo. 
Aunque lleva más de diez años fuera de Cuéllar, nunca se olvida de sus orígenes, vuelve siempre que puede y lleva a la localidad allá donde viaja. De hecho un pequeño pedazo de Cuéllar ha realizado estas seis ‘grandes del mundo’. «Siempre me ha acompañado mi orgullo por Cuéllar y quise llevar un amuleto en todas las pruebas. Ese no podía ser otro que el pañuelo rojo de mi peña, ‘El Pañuelo’, atado a la muñeca derecha durante el recorrido y ya en el cuello durante la última milla», describe. Este pequeño gesto supone para él un orgullo, al igual que poder enseñar las tradiciones de su pueblo, siendo un pequeño embajador de algo que considera muy importante para la villa. Cuando ha trabajado en Reino Unido, Brasil o México siempre ha contado a los compañeros de estos países con los que coincidía dónde está Cuéllar, lo que son los encierros y les ponía vídeos del pregón.
Una vez superadas las seis maratones, este cuellarano de 34 años que además es socio de una productora audiovisual y un grupo de restauración, gestiona entidades deportivas y activos bursátiles. Aún no sabe si asumirá nuevos retos deportivos. Su mayor preocupación ahora es ejercer como padre ya que apenas hace un año tuvo un hijo. Pero no descarta embarcarse en nuevas maratones u otras pruebas que tengan un aliciente especial.