El obrero de la construcción se hace mayor

D. A.
-

El 42% de los empleados del sector tenían menos de 35 años en 2008 y en una década han pasado a ser un 19%. La Fundación Laboral de la Construcción quiere formar a más jóvenes

Sol Bermejo, coordinadora del centro de formación de la Fundación Laboral de la Construcción en Segovia. - Foto: Rosa Blanco

"Hace unos años había jóvenes que se ponían a trabajar en la obra nada más acabar la escolarización, mientras que ahora la gente tarda en formarse para salir al mercado laboral, a pesar de que la cualificación en ciertos oficios se adquiere en la obra". Lo dice el secretario provincial de CCOO, Álex Blázquez, pero sus palabras las podría suscribir cualquiera con cierto conocimiento del sector de la construcción; o incluso sin él, por la propia experiencia de cada uno al levantar la mirada hacia su respectivo entorno o, si se tiene cierta edad, al recordar las altas nóminas de muchos jóvenes en el sector hace poco más de diez años.
Aquellos jóvenes, los que han conseguido mantenerse a flote en el sector pese a la oleada de despidos de la década negra del ladrillo, hoy ya son prácticamente veteranos, y los veteranos de los tiempos de bonanza, cerca de jubilarse o ya jubilados. La empresa Viales Padasilma inició su actividad en 2006 y resulta un ejemplo perfecto de esto: «Empecé con muchos chavales de 22 y 23 años y la edad media de mi plantilla puede estar ahora en 45 o 50», señala su director gerente, Paulino Jiménez. Y sucede parecido en JSF Grupo Inmobiliario: «Tengo equipos con los que empecé a trabajar hace 10 y 17 años, y ahora la edad de la plantilla estará en torno a los cuarenta y tantos, tampoco mucho más», apunta Julio Sanz Francisco.
Son ejemplos reales a nivel local de lo que recoge la Fundación Laboral de la Construcción en un informe que presentó a nivel nacional el pasado 8 de abril, donde destaca que el porcentaje de jóvenes menores de 35 años que trabajaban en el sector ha pasado del 42 al 19% en sólo una década. En 2008 aún había incluso un 2% de obreros con edades entre 16 y 19 años, un colectivo de recién llegados al mercado laboral que hoy ya ni existe a efectos estadísticos. Los que estaban entre los 25 y los 34 años en 2008 representaban el 32% del total de trabajadores del sector y hoy son la mitad, el 16%. Dentro del reparto de obreros por franjas de edad, esa de 25-34 años era la más numerosa por entonces, mientras que ahora la que asume ese rol es la de 35-44 años, que ya era importante al final de los tiempos de bonanza (29%) y ahora, claramente mayoritaria (35%). Básicamente, porque los jóvenes no terminan de entrar en este mercado, de ahí que la edad media no haga más que subir.
Pilar Cordero, gerente de la Fundación Laboral de la Construcción en Castilla y León, opina que los chicos de entre 18 y 25 años «están buscando otras salidas profesionales porque a las familias no les gusta que el hijo se dedique a esto» y «prefieren que haga una formación de administrativo o algo parecido». Aunque subraya que «el sector ha evolucionado muchísimo, se trabaja de forma diferente a la de hace unos años y hay competencias muy técnicas que se pueden aprender».
La Fundación Laboral de la Construcción observa esa problemática del sector en primera línea gracias a la gran cantidad de cursos gratuitos y de pago que promueve desde hace más de un cuarto de siglo. Para crear esta entidad sumaron fuerzas en 1992 la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), CCOO (a través de su área de Construcción y Servicios) y la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT, y en esa labor continúa.
Por sus aulas pasan cada año decenas de miles de trabajadores de la construcción o candidatos a entrar en el sector, y precisamente la fundación advertía el 8 de abril, en el contexto de la presentación de su ya citado último informe, que es «urgente mejorar la oferta en la Formación Profesional reglada, con ciclos formativos conectados con el mercado laboral que respondan de una forma ágil a las demandas de las empresas, y con una proyección laboral interesante para los jóvenes».
Pero ni siquiera la fundación cubre todas las plazas sus cursos, a pesar de la alta inserción laboral de quienes los hacen. «Antes era poner un anuncio y rápidamente se llenaban, y puede que esto haya cambiado porque el sector ahora no tiene la mejor imagen», advierte Cordero, que apuesta por impulsar una campaña que ayude a mejorarla. «Es necesario transmitir que hay empleo, muy buen empleo, pero nos sigue costando mucho encontrar alumnos para los cursos largos de oficios, hasta el punto de que hemos tenido que cancelar alguno», añade. El último, uno en Valladolid sobre fábricas de albañilería.
Cursos en segovia. La Fundación Laboral de la Construcción cuenta con 45 centros de formación repartidos por toda España y entre ellos está el de Segovia, en el número 13 de la avenida del Acueducto, donde abrió hace poco más de dos años. Su coordinadora, Sol Bermejo, da fe de cómo el perfil de quien se apunta a los cursos de esta entidad está lejos de ser el de un jovencito recién llegado al mercado laboral. De hecho, en todos sus centros de Castilla y León responde más bien al de un hombre de entre 36 y 45 años (las mujeres aún no llegan al 10%, aunque son cada vez más). El 60% está trabajando, frente a un 40% de parados; y siete de cada diez son españoles. 
En el centro de Segovia, concretamente, se formaron 216 personas entre 2017 y 2018. Allí se suelen impartir cursos relacionados con la prevención de riesgos laborales, pero los segovianos pueden apuntarse a cursos a distancia (teleformación) convocados por este centro o por otros; o a presenciales que se organicen en otras provincias donde se pueden adquirir conocimientos técnicos sobre distintos oficios o especialidades profesionales.
Los precios oscilan mucho.Hay cursos completamente gratuitos, o bonificables en un 100% para la empresa que esté empleando al alumno, igual que también algunos cuestan menos de 100 o 200 euros, o también más de 400, aunque muchos incluyen descuentos para parados por encima del 10%.
Respecto a los cursos gratuitos que se van a impartir próximamente, enel centro segoviano de la fundación se prevé uno presencial de 60 horas sobre el nivel básico de prevención en construcción, del 6 al 15 de mayo. En Valladolid, del 8 al 30 de mayo, uno de 50 horas sobre montaje de andamios apoyados; y otro de perfeccionamiento como operador de manipulador telescópico, con 55 horas del 5 al 27 de junio. En Burgos, uno de 130 horas, del 7 de mayo al 16 de junio, sobre operaciones de máquina retrocargadora. O enMóstoles, cursos gratuitos de habilidades comerciales, de montaje de andamios tubulares, de instalación de pavimentos... «La oferta es muy amplia, se puede consultar en nuestro portal de internet (www.cursosenconstruccion.com) y también podemos informar nosotros desde aquí», aclara la coordinadora del centro de formación segoviano. «Así intentamos dignificar el sector a través de la formación, pero ya sabemos que la construcción es un oficio duro y el interés por formarse debe ser real», sentencia.