La falta de suelo industrial inquieta a Cuéllar y El Espinar

A.M.
-

La ubicación estratégica de ambos puede beneficiar la instalación de centros de logística.

Javier Figueredo, a la izquierda, y Carlos Fraile - Foto: A.M.

 

La falta de suelo industrial inquieta a los alcaldes de Cuéllar,  Carlos Fraile (PSOE) y de ElEspinar, Javier Figueredo (PP) –los dos municipios más importantes en población de la provincia de Segovia– por entender que el asentamiento de empresas reducirá las cifras de paro y fijará población joven.  Ambos creen que, debido a su ubicación estratégica, podrían albergar empresas de logística.
Durante su participación en el programa ‘Enfoque de actualidad’ de La 8 TV Segovia,  Carlos Fraile  informó de que la Concejalía de Desarrollo Económico y él mismo han mantenido cinco reuniones para tratar de captar empresas,  incluso hay una superficie comercial que está interesada en instalarse en la carretera de Segovia. A Fraile le preocupa «la gente joven que sale a estudiar fuera y luego no le damos oportunidades para que regresen, vivan en Cuéllar y desarrollen un proyecto de vida».
Al alcalde cuellarano, «el tema industrial es fundamental, la Junta de Castilla y León parece que quiere hacer una rebaja en los precios que las parcelas que tienen de su propiedad, en caso de Cuéllar dos, todas las instituciones tenemos que hacer algo para que las empresas se asienten, que no haya deslocalizaciones, aunque seamos el pueblo más grande de la provincia, tenemos los mismos problemas que los más pequeños: falta de oportunidades de la industria, la economía».
A Cuéllar (9.584 habitantes) le resulta favorable estar cerca de Valladolid y aspira a «sacar más rendimiento» a la autovía de Pinares con el eje Madrid-Segovia-Valladolid o Madrid-Cuéllar-Aranda de Duero-Soria-Barcelona, «para buscar oportunidades económicas y posibilidad de que se asienten empresas, queremos hacer una apuesta por el desarrollo industrial y de manera específica en el sector de la logística, Cuéllar tiene un enclave muy positivo, vamos a trabajar y esperemos que las cosas nos vayan saliendo». 
Con un descenso del paro en unos diez puntos, hasta el 10,5% tendencia que también ha seguido Cuéllar,  con un 9,25%,  ElEspinar (9.061 habitantes) carece de suelo industrial. A su alcalde, Javier Figueredo, le da «envidia» cuando ve a pueblos vecinos como Villacastín que, a su juicio, «supieron en su día dar el paso y dotar al municipio de suelo industrial y, de aquí a final de año, va a ser uno de los municipios que no va a tener prácticamente paro».
A juicio de Figueredo, «un municipio que no tenga suelo industrial y no tenga trabajo, al final acaba muriendo».   
Encontrarse a 50 minutos de la Puerta del Sol y, al contrario, con seis millones de personas a la misma distancia, es positivo para El Espinar, incluso para su  turismo.  Según el alcalde, «todas las llamadas que recibimos a través de las gestiones que hacemos para asentar empresas en el municipio y cuantificar el suelo que nos hace falta, nos alertan de que es un enclave para empresas de logística, con la carretera de La Coruña, Madrid, Ávila, un beneficio para reste tipo de empresas». 
Independientemente de los temas propios de cada municipio, estos dos alcaldes que gobiernan por primera vez y, además, cambiando a sus respectivas corporaciones de color político, han posicionado a su partido, entienden que, en lo económico, lo que más daño les hace es la regla del gasto y la Ley de sostenibilidad de la Administración Local, que promovió el exministro Montoro,  porque, aunque tengan dinero, los ayuntamientos no lo puden gastar.

Tanto Cuéllar como El Espinar ven en el turismo un sector de desarrollo económico que hay que impulsar. El reto de Fraile es promover políticas que puedan fijar a los visitantes pata pernoctar, no solo atraídos por el patrimonio histórico, sino también por la naturaleza en espacios del ‘mar de pinares’ como el cañón que forma el río Cega con la senda de los pescadores. Figueredo piensa en programas para poder explotar «de forma natural y controlada» un espacio que es Reserva de la biosfera, para la realización de rutas a pie o en bici, incluso para la práctica de la micología.