"Por qué cierran los bares si la incidencia está en el cole"

Ical
-

El alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo, afirma que los hosteleros de municipio no entienden tener que cerrar el interior de sus establecimientos cuando los casos de COVID-19 están concentrados en el ámbito del colegio, en un episodio que

Colegio de Riaza. - Foto: Google Street View

El alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo, afirmó este lunes que los hosteleros del municipio no entienden tener que cerrar el interior de sus establecimientos cuando los casos de covid-19 están concentrados en el ámbito del colegio, en un episodio que se desató antes del inicio de las vacaciones escolares de Semana Santa. Riaza está por debajo de los 5.000 habitantes pero tiene una incidencia muy alta de coronavirus.

“No estoy muy de acuerdo”, sostuvo Benjamín Cerezo respecto a la nueva medida. “Aquí la ratio de casos afecta a niños pequeños del colegio y sus familias y no tiene por qué pagar la hostelería los platos rotos cuando los brotes están localizados”. El alcalde de Riaza reconoció el disgusto y que "les ha sentado mal” a los hosteleros tener que cerrar cuando “apenas acaban de abrir” para el consumo en el interior, ya que el cierre anterior no se levantó hasta el 8 de marzo. 

Antes de las vacaciones, se detectaron casos relacionados con dos monitoras del comedor de colegio de Riaza. Se realizaron pruebas de antígenos y casi todos resultaron negativos. Han pasado diez días y, en las pruebas del sábado y del domingo, sí se detectaron casos positivos, de modo que Riaza pasó de 20 casos activos de coronavirus a 55.

La población del municipio de Riaza está por debajo de los 2.100 habitantes. “Pensaban que no nos iban a incluir por ser sólo para los municipios de más de 5.000 habitantes pero no se han hecho excepciones con los municipios con una incidencia muy alta”, explicó Cerezo. Según los datos de la Junta,  la incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes, es de 2.503 casos, así como de 1.794 en siete días.

En Riaza, según su alcalde, están a la espera de ver las decisiones que toman las autoridades sanitarias de la Junta con respecto al regreso a las clases en el colegio, donde están matriculados 300 alumnos, y saber si se van a llevar a cabo más pruebas o un cribado masivo.

El municipio de Riaza, en el nordeste segoviano, cuenta con los núcleos de población de Aldeanueva del Monte; Alquité; Barahona de Fresno; Becerril; Madriguera; Martín Muñoz de Ayllón; El Muyo; El Negredo; Villacorta y Serracín.

De los 15 brotes nuevos por covid-19 declarados en la provincia segoviana desde el Miércoles Santo hasta el Lunes de Pascua, dos fueron precisamente en Riaza, con siete positivos y 17 contactos en estudio. Uno de ámbito mixto y otro de ámbito familiar.

SEGOVIA CAPITAL. Diez de estos brotes nuevos notificados durante los días festivos de Semana Santa fueron en la capital, con 36 positivos y 56 contactos en estudio. Siete focos de ámbito mixto y tres de ámbito familiar. La incidencia acumulada en 14 días por cada 100.000 habitantes en Segovia capital se sitúa en 516,74, y en 322 en los últimos siete días.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, declaró que “no nos gusta retroceder y que nos cierren el interior de la hostelería”, pero “superamos los niveles de incidencia marcados por las autoridades regionales que han sido muy claros”, por lo que remarcó que “no tenemos otro remedio que respetar y aceptar la decisión porque los datos en Segovia no son buenos”.

Clara Luquero hizo hincapié en la incertidumbre a la que se enfrenta los propietarios de bares y restaurantes, que no les permite actuar con antelación. “Es muy complicado, viven unos momentos de inciertos y con muchos problemas”. Para la alcaldesa de Segovia, son decisiones “imprescindibles” desde el punto de vista sanitario y, a la vez, “muy duras y negativas para la economía”.

La ciudad de Segovia pasó de tener uno de los mejores datos de incidencia de la comunidad a ser de las más elevadas. “No hay otro remedio que ser muy cautelosos, utilizar la mascarilla, la distancia social, no reunirse salvo con las personas permitidas”, resumió Clara Luquero.

EL ESPINAR. El otro municipio segoviano que tendrá que cerrar el interior de bares y restaurantes a partir del martes es El Espinar. Como señalaba este lunes su alcalde, Javier Figueredo, han pasado de tener un incidencia a 14 días por cada 100.000 habitantes por debajo de 60 y, “en la última semana, se ha disparado”. Se sitúa en 429,23, mientras que la acumulada en los últimos siete días, es de 165.

La nueva medida afecta a todo el municipio (El Espinar, San Rafael, Los Ángeles de San Rafael y la Estación de El Espinar), que supera los 9.000 habitantes. Para su alcalde, siempre se está poniendo el foco de atención en la hostelería, que además recibe siempre primero las medidas de carácter restrictivo. Y en su opinión, también habría que plantear otras medidas alternativas respecto a otros problemas que se vienen repitiendo como las fiestas y reuniones ilegales tanto en domicilios como en la calle.

Figueredo consideró que la solución al incremento de la incidencia de coronavirus es tarea de todos, con el cumplimiento de las medidas. Y una opción, por ejemplo respecto a las terrazas, sería que se vigile y controle mucho más tener la mascarilla puesta salvo cuando se esté consumiendo.