El gasto en apuestas deportivas se multiplica por diez

David Alonso
-

Los castellanos y leoneses se jugaron 53 millones de euros en apuestas deportivas en 2017, frente a los cinco de 2015, e impulsan la recuperación de la recaudación por la tasa del juego

Dos jóvenes realizan apuestas en el interior de una casa de juego. - Foto: Reyes Martínez

Del «Athletic de Bilbao - Real Valladolid, ponle una X» al «Athletic de Bilbao - Real Valladolid, a cuota 2,15 el primer gol de Williams, más una combinada con el empate del Bayern de Munich y la victoria de la Juventus». La evolución de las apuestas deportivas ha dejado atrás la quiniela y el juego online o presencial relacionado con el deporte está copando mercado a pasos agigantados. Tal es su expansión que en Castilla y León el importe jugado en apuestas deportivas se multiplicó por diez en dos años, pasando de los 5,5 millones de euros jugados en 2015 a los casi 53 del 2017 -último con datos oficiales-. Un exponencial crecimiento que se manifiesta en la apertura de casas de apuestas y córners en todas la ciudades, y el bombardeo continuado de las marcas online en televisión e internet. Según los datos del Anuario del Juego en España 2018, Castilla y León ha sido la comunidad donde mayor crecimiento porcentual ha experimentado las apuestas deportivas, y aunque su importe todavía sigue lejos de las cifras que se mueven en Madrid (420 millones), País Vasco (339 millones) o Comunidad Valenciana (320 millones), su evolución invita a pensar en romper la barrera de los 100 millones de euros jugados.
Un repunte que también se ha traducido dentro de la región en una recuperación de la recaudación por el Impuesto del Juego. Este gravamen, cedido a las comunidades por el Estado, llegó a acumular varios años consecutivos de caída, tocando suelo en los 59,9 millones de euros de 2016, justo antes del bum de las apuestas deportivas. Desde entonces, las arcas de la Comunidad han visto como los fondos procedentes de este gravamen se incrementaron un 20 por ciento hasta los 71,5 millones de euros, doce euros más que dos años antes, según los datos que maneja la Consejería de Economía y Hacienda. Precisamente, las apuestas deportivas tienen buen parte de la culpa, al haberse duplicado su recaudación hasta casi los 1,5 millones de euros.
Problemas sociales

Sin embargo, el incremento de establecimientos, dinero jugado y publicidad ha traído consigo una problemática social relacionada con la ludopatía. De hecho, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, avanzó recientemente que el reto de la Consejería durante esta legislatura es la prevención de las «nuevas adicciones sin sustancia» que surgen entre los jóvenes, y que durante los últimos meses tienen en alerta a las autoridades, con especial incidencia en el caso de la ludopatía y las apuestas.
Una preocupación que confirma el presidente de la Federación Castellana y Leonesa de Jugadores de Azar Rehabilitados, Ángel Aranzana, que reconoce que «estamos viendo una disminución en la edad de inicio del juego, en algunos casos suele venir de la mano de otras adicciones, como el alcohol». Además, alerta que los menores de edad, a pesar de tener prohibida la entrada a casas de apuestas por ley, reconocen abiertamente su participación. «En una campaña que hicimos el año pasado enValladolid, con visitas a colegios e institutos, muchos chavales de cuarto de la ESO o primero de bachillerato, que son menores de edad, nos decían que sabían lo que es el juego y que iban a casas de apuestas a jugar», confirma Aranzana, que lamenta que la legislación impulsada por la Junta en 2018 para evitar las adicciones «fue un parche para la situación, pero no nos ayuda en nada».