Repunta el número de puestos docentes de especial dificultad

P. Velasco
-

Esta subida se debe a la inclusión entre los criterios de los centros públicos con un porcentaje del treinta por ciento del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo

Aula hospitalaria en un centro sanitario de la provincia de Ávila.

Zonas rurales a las que pocos maestros quieren ir o centros estigmatizados con muchos alumnos con necesidad de apoyo educativo. Esos son los destinos donde cuesta cubrir las plantillas y que la Consejería de Educación pública cada año como puestos de difícil desempeño. Un catálogo que para el curso 2019-2020 ha aumentado con respecto al anterior con 23 más, pasando de los 212 a los 235, según los datos facilitados por CSIF.
Fuentes sindicales aclararon que este incremento se debe principalmente a que este curso se han incluido entre los criterios para considerarse puestos de especial dificultad a los centros que tienen un porcentaje de alumnado con necesidades de apoyo situado en el 30 por ciento, mientras que en cursos anteriores era del 25. Esto ha supuesto que todos los centros 20/30 de la Comunidad pasen a formar parte de esta clasificación y así ha aumento el número de docentes necesarios.
Desde Anpe, su presidenta autonómica, Pilar Gredilla, señaló que estos centros no solo tienen que contar con puestos de especial dificultad, sino que además deberían disponer de más recursos materiales y más apoyo específico por parte de la Junta, «ya que mucha de la plantilla está en comisión de servicios».
Gredilla aseguró que estaban estudiando el desarrollo de este curso, ya que habían detectado que por primera vez este año ha habido más alumnado en los centros considerados con especial dificultad y querían comprobar el desarrollo del mismo y si se les dotaba de más profesionales.
También Isabel Madruga, presidenta del sector autonómico de Educación de CSIF en Castilla y León, reclamó más recursos para este tipo de centros, ya que «deberían contar con más personal de apoyo y retribuciones económicas».
Retribuciones

Madruga apuntó que, al igual que ocurre en la sanidad, se debe pagar más a los maestros y profesores que accedan a cubrir estos puestos de especial dificultad. Además, consideró que se debe cambiar el criterio por el que un profesional que acuda a estos puestos pierde la puntuación extra que consigue por ello a los tres concursos de traslados siguientes. «Si has estado en estos puestos, es una experiencia para toda la trayectoria profesional, al igual que debería ser la puntuación extra que consigues», indicó.
Desde su punto de vista, la despoblación no es uno de los principales problemas que marca la falta de profesorado en algunos centros o los que son complicados de cubrirse. «Tenemos el problema de determinados centros que están estigmatizados y son centros a los que no se quiere ir. Luego el problema de la dispersión geográfica, que es complicada y hay determinadas plazas donde no quiere ir el profesorado porque no es de allí», detalló Isabel Madruga.
La responsable autonómica aseguró que reciben quejas de algunos colegios o institutos que no están contemplados como de especial dificultad cuando consideran que deberían serlo. «Los criterios se deben de flexibilizar un poco, porque hay espacios con alumnos con necesidades especiales que no están incluidos», comentó. Además, reclamó un complemento de peligrosidad en algunos casos, como las cárceles o centros de menores, que sí contemplan otras comunidades.