La madre de Sara y su novio, culpables del asesinato

SPC
-

Las cuatro mujeres y cinco hombres han responsabilizado por unanimidad a los dos encausados de la muerte de la pequeña, RobertoH. con las agravantes de odio y ensañamiento y Davinia por comisión por omisión

Los dos culpables del asesinato de Sara, Roberto H.H. (2i) y Davinia M.G. (d), conversan con sus abogados durante una jornada del juicio celebrado enValladolid - Foto: Nacho Gallego

Culpables del asesinato de la pequeña Sara de cuatro años.El jurado popular del conocido como ‘caso Sara’ emitió ayer su veredicto después de tres días de deliberaciones y consideró a Roberto H.H. y Davinia M.G. como responsables de la muerte de Sara, la niña de 4 años e hija de la segunda que el 3 de agosto de 2017 murió en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid al que llegó el día anterior agónica tras recibir una bruta paliza antes de ser violada por vía vaginal.  Las cuatro mujeres y cinco varones integrantes del jurado, quienes ya el pasado miércoles por la tarde comenzaron la deliberación, dieron a conocer su decisión, una vez respondidas las 138 preguntas del objeto del veredicto, para responsabilizar a los dos encausados, por unanimidad, del asesinato de la pequeña, él con las agravantes de odio y ensañamiento y en el caso de Davinia en la modalidad de comisión por omisión. 
Además, Roberto deberá responder por un delito de agresión sexual, también la agravante de odio; cuatro delitos de maltrato con lesión y de otro de maltrato habitual, en ambos casos con idéntica agravante, todos ellos también por unanimidad del jurado, mientras que no ha sido considerado autor de otros dos delitos de lesiones de los que venían siendo acusado.
En el caso de ella, amén de su responsabilidad por la muerte de su propia hija, Davinia ha sido acusada de tres delitos de maltrato con lesión y de otro de maltrato habitual, en todos los casos por comisión por omisión —no haber hecho nada por evitarlo—, con la aplicación de las atenuantes de obcecación y confesión, mientras que ha quedado libre de la agresión sexual padecida por Sara (cuatro integrantes del jurado sí la veían responsable frente a cinco en contra), del delito de abandono de la niña y de un total de tres delitos de maltrato con lesión. 
El jurado también se mostró en contra de aplicar a los acusados los beneficios de la remisión condicional de la pena y de la concesión del indulto. 
Veredicto complicado.

El presidente de la Audiencia Provincial, Feliciano Trebolle, agradeció la labor de los miembros de un veredicto que tildó de «complicado». Así, el jurado consideró probado que la madre sospechaba de que Roberto pudiera causar lesiones a Sara, «pese a lo cual no adoptó medidas de protección a su hija para evitar que sufriera tales lesiones». También quedó probado que el varón, autor material de los hechos y «a sabiendas de que podía matar a Sara, la golpeó en distintas ocasiones, impactando la cabeza de la niña contra una superficie plana». 
También la agarró del cuello y la causó heridas por todo el cuerpo. La niña falleció por traumatismo craneoencefálico. Ese día, queda probado según el jurado, que Sara «se vistió» porque quería ir al trabajo con su madre, que era militar, y ésta la administró ibuprofeno y crema en la cara. Antes de marcharse de la casa, Davinia llamó a Roberto para que se encargarse de la niña y se quedó sola con ella.
Otro de los hechos probados, con siete votos a favor y dos en contra, es la posibilidad de un delito de odio del agresor, quien «actuó por odio y xenofobia a las personas rumanas, al ser Sara hija de un padre de ese país», según informaEuropa Press.

Discrepancias

Conocido el veredicto, el magistrado Feliciano Trebolle dio paso a un receso para que las partes pudieran estudiar el mismo a los efectos de concretar las peticiones de condena que las acusaciones expusieron el último día del juicio celebrado el pasado día 17 de mayo, así como para que las defensas, que pedían la absolución, hicieran lo propio. 
A la vuelta del receso, la fiscal del caso, la acusación particular, en representación del padre de la niña, y las populares Clara Campoamor y Adavasymt mantuvieron sus peticiones de prisión permanente revisable para Roberto, junto con otras condenas para él de entre 22 y 24 años de cárcel a mayores, además de las oportunas medidas de seguridad e indemnizaciones correspondientes, informa Europa Press.
Las discrepancias se produjeron en cuanto a Davinia, ya que tan sólo las acusaciones populares han decidido mantener también la prisión permanente revisable para ella, amén de otras penas de entre 21 y 22 años, mientras que la fiscal del caso ha eliminado la prisión permanente   y ha situado la petición de condena en veintisiete años y once meses. La letrada del padre biológico, por su parte, era la única que no pedía condena para la madre. 
En el lado opuesto, las defensas, mucho más lacónicas y frente a la inicial petición absolutoria, se han limitado a pedir al magistrado la imposición de las penas mínimas.