Junta y oposición defienden la desescalada regional

SPC
-

Francisco Igea insiste en que apuestan por la «prudencia» en lugar de las «prisas», mientras que Luis Tudanca respalda la «sensatez» de la decisión

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, muestra un mapa sobre la incidencia del coronavirus en España. - Foto: Ical

Frente común del Gobierno de Castilla y León y la oposición socialista en defensa del criterio de desescalada de la Comunidad, que, junto a Cataluña, es la única que no ha solicitado la entrada en la fase 1 para ninguna de sus ciudades, y que en el caso regional solo afectará a 53.000 personas de 26 zonas básicas. Tanto el vicepresidente de la Junta,FranciscoIgea, como el líder del PSOE regional,Luis Tudanca, defendieron la prudencia de la medida autonómica y cargaron duramente y con firmeza contra otras comunidades, comoMadrid, que ha solicitado pasar de fase a pesar de su situación epidemiológica. «Es algo que nunca pensaría tener que decir en mi vida política, pero me asombra decir que Torra ha sido más sensato, no diré más», aseguró ayer el número dos de la Junta, que se mostró «sorprendido» de que todas las comunidades hayan planteado a Sanidad pasar a la fase 1 el próximo lunes y rechazó que exista un criterio uniforme por provincias, cuando es distinta la evolución en cada una de ellas. «En ningún caso mi partido está por encima de la salud de la gente», apostilló.
En relación a la posición de Madrid, defendida por su vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), manifestó que no existe una diferencia de criterios, sino que prima la salud, y declinó ir más allá en su argumento que el señalado sobre que «Torra ha sido más sensato», según informa Ical. Sin embargo, si se refirió a «decisiones apresuradas» que pueden poner en riesgo no solo la salud de las personas, sino el prestigio de una territorio y su futuro.
A lo largo de una extensa comparecencia, el vicepresidente, al igual que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, insistieron en numerosas ocasiones en que el Gobierno regional apuesta por la «prudencia» en lugar de las «prisas» que pueden tener otras comunidades con cifras de incidencia y letalidad similares a las auntonómicas.
En cualquier caso, consideró que los ciudadanos de la Comunidad «valoran» la gestión del Gobierno regional, y, aunque le «preocupa» lo que digan, le inquieta más «que la curva no vuelva a crecer». De hecho, defendió que este gobierno «tiene al mejor presidente –Alfonso Fernández Mañueco– que podía tener» y de él ha destacado su «capacidad de diálogo y de escucha» y que «no ha pretendido ser importante, sino ser útil». 
Criterios técnicos

Una postura similar manifestó el líder socialista Luis Tudanca, que volvió a ponerse del lado de la Junta y calificó de «prudente y sensata» la decisión del Gobierno regional. «Es una decisión que comparto. Debemos primar la salud de los ciudadanos por encima de todo, algo que honestamente no ha hecho el gobierno de la Comunidad de Madrid», argumentó. El socialista recalcó con insistencia que el paso de una fase a la siguiente no dependerá de criterios políticos sino técnicos. Tudanca subrayó que la imposibilidad de Castilla y León de avanzar hacia la fase 1 «no se debe a la decisión política de nadie, sino a la incidencia de la pandemia en nuestra región y a nuestros recursos sanitarios disponibles».