Cómo reconvertir una fábrica en 15 días

A.M.
-

La máquina importada de China ha iniciado la fabricación en las instalaciones de Drylock

Línea de fabricación de mascarillas - Foto: D.S.

El 30 de abril comenzaba el replanteo de una ‘sala blanca’ para la fabricación de mascarillas en un proyecto emprendido en el polígono de Hontoria por la empresa Drylock y  la Junta de Castilla y León, con una inversión total de 800.000 euros, a partes iguales, y este 21 de mayo ya está en marcha el proceso de fabricación, entre el 70 y el 80 por ciento de eficiencia.  La instalación, en la que se producirán 4,5 millones de mascarillas, unas 100. 000 al día a pleno rendimiento, tiene 212 metros cuadrados de superficie totalmente higienizada, con suelos y revestimiento sanitario de paredes.
La pequeña nave, independiente de las otras cinco líneas de fabricación habituales en Drylock –4 de ellas de pañales y una quinta línea dedicada a higiene íntima femenina– se ha levantado en el tiempo récord de dos semanas, con la participación de cinco empresas segovianas: coordinadas por Meta, dirigida por Fernando Correa, Lumar, Drink conexiones eléctricas, Rivilla Instalaciones y Ángel Carpinterías Metálicas.
Después de más de día y medio de desinfección, el viernes partió del aeropuerto de Shangai (China)el avión fletado por el Gobierno regional que transportaba la línea de fabricación, junto a la empaquetadora y la materia prima –28 palets con un peso de 20 toneladas–, cuyos costes asume también la Administración autonómica. La sala había quedado rematada el domingo.
Fabricación de mascarillas en SegoviaFabricación de mascarillas en Segovia - Foto: D.S.Este lunes, tomaba tierra en Vitoria y, en torno a las nueve y media de la noche, dos trailer dejaban la mercancía en Drylock, que, además de levantar la sala ha llevado a cabo la mejora técnica y electrónica de la línea de fabricación, con la que comenzaron a realizarse pruebas, el  miércoles, tras incansables turnos de los técnicos de la empresa, como fueron los de los oficios encargados de construir la instalación donde se trabaja. 
Miguel Ángel González, director general de Drylock –con 164 trabajadores, de los que 18 han sido contratados estos días– ha destacado a EL DÍA que, gracias a este proyecto, «puedes dejar de ser dependiente de cientos de francotiradores que hay en el mercado que ni sabes lo que está vendiendo y a precios de locos». Cada mascarilla saldrá a 0,50 euros de coste, con lo que la compañía recupera la inversión y los gastos de producción. 
González subraya que, cuando se plantea el proyecto dede el puntos de vista teórico surgen interrogantes, pero su desarrollo ha sido  fluido, gracias al consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez Quiñones; al viceconsejero de Economia, Carlos Martín Tobalina, y al Ayuntamiento de Segovia, en la tramitación de la licencia. 
Proceso de construcción de la llamada sala blancaProceso de construcción de la llamada sala blanca - Foto: D.S.Según el responsable de Drylock  la iniciativa cumplirá con el fin previsto de generar el producto que necesita la Junta y ahorrarle dinero. Aunque haya habido que robar horas al sueño...